Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PREPARATIVOS PARA EL MUNDIAL DE MÉXICO

Desdramatizar la altitud

La adaptación a la altura de México es en estos momentos uno de los temas que más preocupa a los diversos seleccionadores que afrontan la recta final de la preparación. Manuel Delgado Meco, responsable fisico del equipo español y encargado de este tema, intenta desdramatizar la, situación ya que considera que se han dicho muchas barbaridades sobre eso: "Pero una cosa es desdramatizar el tema y otra muy distinta no tenerlo en cuenta. Debemos movernos en un punto intermedio y prepararnos concienzudamente".

Delgado Meco considera que hay que partir de las características de cada futbolista. "Existen jugadores que se adaptan mucho mejor que otros a esta situación, que no sólo viene medida po r la altura, sino también por el cambio de clima, de dieta... Además, hay jugadores que tienen la ventaja de haber tenido antes, con sus clubes o con la selección, una experiencia similar. Estos jugadores se adaptarán mucho antes que los demás, porque es como como si estuvieran vacunados...".

El proceso de adaptación ha de ser doble: para poder competir sin problemas a más de 2.000 metros y para estar en forma y rendir óptimamente al descender para jugar al nivel del mar. "Nosotros hemos decidido realizar las dos formas. Primero adquiriremos experiencia y fondo en Tlaxcala, a 2.350 metros; a continuación descenderemos a los 1.547 (Guadalajara) para jugar los dos primeros encuentros -frente a Brasil e Irlanda del Norte- y más tarde bajaremos a los 522 (Monterrey) para disputar el último partido de la primera fase".

Delgado Meco asegura que la adaptación llega tras estar cierto tiempo en la altura, "pues si a los tres días bajas, no te sirve de nada". Lo mínimo son unas dos semanas, y el ideal está entre 3 y 4. Según el preparador físico de la selección, "la primera semana tiene dos puntos críticos: primero a llegar el tercer día por el cambio de presión, de clima... y hay que disminuir la intensidad de los entrenamientos y dar más tiempo para la recuperación entre los ejercicios. El segundo punto crítico llega al séptimo día, cuando se produce lo que se conoce como el reloj biológico, es decir cuando se cumple el plazo de asimilación del cambio de horario, ya que esta adaptación se va produciendo en la proporción de una hora por día". Durante la segunda semana los españoles realizarán entrenamientos específicos de resistencia y, lo más importante, jugarán partidos amistosos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de mayo de 1986