Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ex legionario detenido en Bayona admite ser miembro de los GAL

La persona detenida el jueves en San Juan de Luz como presunto autor del atentado al refugiado Juan Ramón Basáñez, supuestamente vinculado a ETA Militar, dice llamarse Paulo Figueiredo Fontes, ser ex miembro de la Legión española, haber residido en San Sebastián durante algún tiempo y pertenecer a los Grupos Antiterroristas de Liberación (GAL), según indicaron ayer fuentes judiciales francesas.La policía de ese país cree que el nombre de Paulo Figueiredo Fontes corresponde a la verdadera identidad del detenido, pero mantiene sus reservas a la espera de que el dato sea confirmado por la Interpol. El detenido, que asegura haber nacido en Angola, antigua colonia portuguesa, ha ingresado en la prisión de Gradiñan, a 15 kilómetros de Burdeos. La policía continúa la búsqueda del Seat negro en el que huyeron los otros dos miembros del comando de los GAL autor del atentado.

Juan Ramón Basáñez ha iniciado una lenta mejoría, dentro de la gravedad de su estado, según fuentes del hospital de San Juan de Luz. También el ciudadano francés Federich Haramboure y Carmele Martínez, heridos en el atentado del bar Batzoki de Bayona, se recuperan de sus lesiones. El resto de los heridos en ese atentado, incluidas las dos niñas, hijas de refugiados, han sido dadas de alta.

Ayer fue excarcelado de la prisión de Bayona y confinado en la prisión del sureste francés Jesús Horna Santos, el Estudiante, considerado miembro de ETA Político-Militar. La decisión de las autoridades francesas de confinarle fuera de los nueve departamentos fronterizos bajo vigilancia policial induce a pensar en la posibilidad de que este refugiado siga próximamente los pasos de Juan Ramón Aramburu, supuesto dirigente de ETA Militar expulsado recientemente a Cabo Verde.

Mercenarios para matar

Dos años después de la aparición de los GAL, tras una veintena de muertos y dos docenas de heridos, la población vasco-francesa empieza a resignarse a la idea de que es posible detener a algunos de los activistas de este grupo armado, pero no impedir la llegada de nuevos mercenarios dispuestos a matar.

En su nota de condena de los últimos atentados, el Partido Socialista Francés (PSF) equipara "a los que protestan aquí por los atentados de los GAL", con los que "cometen atentados en Euskadi sur". Los alcaldes de Bayona y de San Juan de Luz han reaccionado airadamente indicando que "no se puede admitir que mercenarios mandados por servicios secretos extranjeros puedan venir y actuar impunemente".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 18 de febrero de 1986