Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

Un intento revitalizador acometido en solitario

El sector bancario se queda prácticamente solo en el intento revitalizador de los mercados de valores al haberse mostrado los demás grupos más sensibles a las incertidumbres que hay planteadas a corto plazo. El dinero parece acordarse tan sólo de estos valores y centra sus esfuerzos en conseguir títulos, algo que a veces es bastante complicado, pues sólo suele cubrirse el 20% de las operaciones. Aun así, la contratación de valores bancarios duplica holgadamente la de cualquier otro grupo y se mantiene en tomo a los 1.500 millones de pesetas efectivas diarias, y esto con un volumen global cercano a los 3.500 millones de pesetas.La sesión de ayer fue pródiga en buenos resultados para los siete grandes bancos, ya que la subida más moderada fue de cinco enteros. Los avances más espectaculares estuvieron a cargo del Central, Santander y Vizcaya. Los dos primeros ganaron 20 enteros, y el último recuperó 20,30 del dividendo que repartió a cuenta del pasado ejercicio por un importe de 111,52 pesetas por acción. El Hispano publicó dinero sin operaciones 10 enteros por encima de su última cotización, y son ya varios los compenentes de este grupo que se encuentran a punto de saltar importantes barreras psicológicas.

Como contraste, los valores eléctricos dieron muestras de cierta debilidad y del desinterés de los inversionistas por su actual situación. Confirman así la impresión general que les atribuye recorridos muy cortos para este año, con la presencia destacada de dinero o papel tan sólo cuando alcancen las cotas mínimas o máximas de ese recorrido. No obstante, el mercado a crédito se nutre fundamentalmente de la contratación de valores eléctricos.

El tercero de los grandes grupos también acusa el auge de la banca y mantiene su trayectoria negativa ante la ausencia de compradores para sus títulos. El asunto del fondo de pensiones está planteando una serie de incógnitas que los inversionistas no parecen estar dispuestos a encarar. En cuando al resto de los grupos, la impresión de mejoría que consiguieron incorporar las dos sesiones anteriores ha quedado muy desdibujada ante el retroceso de algunos de los valores en los que se apoyaba. En otro orden de cosas, Koipe abonó un dividendo a cuenta del ejercicio de 1985 que descontó íntegro junto con 1,80 enteros. Asturiana del Zinc abonaba un dividendo a cuenta, pero sus acciones no cotizaron, al igual que sucedió con las de Inmobiliaria Asturiana, que también repartía un dividendo. Con todo, la ponderación del sector bancario ha llevado a los cuatro mercados a registrar avances en sus índices generales, destacando los más de dos puntos que sube Bilbao, y el mercado catalán, que, con poco más de medio punto, consigue situar su índice nuevamente en la cota máxima del año.

El mercado de pagarés del Tesoro registró una nueva caída en los tipos de interés en las operaciones con pacto de recompra a una semana. El margen entre los tipos máximo y mínimo se amplió de forma importante por su extremo inferior, cruzándose algunas operaciones al 3% anual, mientras que se mantuvo el 10,50% como cota máxima. Las operaciones a tres meses se mantienen en el 9,37%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de febrero de 1986