Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El futuro de las entidades financieras depende cada vez más de la Administración, según Manuel Martín

"Los resultados que las instituciones financieras pueden obtener en los próximos ejercicios dependen, sobre todo, de la voluntad del sector público y apenas queda margen para que la gestión de los que trabajan en ellas puedan influir de manera decisiva", declaró Manuel Martín, secretario general del Banco Popular, en la presentación de los resultados obtenidos por la entidad en el ejercicio de 1985. El Popular obtuvo unos beneficios antes de impuestos de 15.639 millones de pesetas, de los que destinará 4.579 millones a repartir un dividendo de 212 pesetas por acción.Manuel Martín señaló que el ejercicio de 1985 ha resultado mucho mejor de lo esperado al principio de año como consecuencia de factores difícilmente repetibles en ejercicios sucesivos. Los recursos generados antes de provisiones se situaron en 28.257 millones de pesetas, con un crecimiento del 18,9% sobre 1984, consecuencia de un ligero crecimiento de los ingresos financieros (2,2%), una reducción en valores absolutos de los costes Financieros (-0,6%) y una caída de 300 millones de pesetas en los costes generales.

Los ingresos por otros servicios financieros superaron los 9.500 millones de pesetas debido sobre todo a las comisiones obtenidas por las cesiones de pagarés del Tesoro, con una rentabilidad media del 1,75%. El secretario general del Banco Popular señaló que estos ingresos tienden a descender en este año porque la autoridad monetaria ha empezado a pedir que se reduzcan las comisiones hasta porcentajes que podrían situarse en torno al 0,5%. Otro de los factores que ha hecho posible el crecimiento relativamente moderado de los recursos generados en el ejercicio fue la fuerte recuperación de fallidos ya provisionados y que se cifra en 1.662 millones de pesetas, frente a 547 millones de pesetas en 1984.

Fuerte crecimiento

El paso de un crecimiento moderado de los recursos a un aumento de los beneficios antes de impuestos del 60% se da, según Manuel Martín, porque las necesidades de provisiones netas para insolvencias, riesgo-país, pensiones y otras han sido bastante menores que hace un año. De esta forma, los recursos generados se convierten en 15.636 millones de pesetas de beneficios antes de impuestos, mientras que un año antes se colocaron en 9.759 millones.El aumento de estos beneficios, realizando el máximo de provisiones que la legalidad fiscal permite, aunque podría haber realizado dotaciones algo mayores para el fondo de pensiones a pesar de que cubre el 80% de sus necesidades calculadas con una rentabilidad del 6%, ha llevado al fuerte incremento de los beneficios después de impuestos y al crecimiento del dividendo a repartir del 44%.

Respecto a las perspectivas del ejercicio actual, el secretario general del Banco Popular se mostró escéptico ante la posibilidad de que se vuelvan a repetir las cifras alcanzadas en 1985 y señaló que cada vez más el futuro y los resultados de las entidades financieras dependen en mayor medida de las decisiones que tome la Administración. Para Manuel Martín, "se está produciendo una nacionalización efectiva del ahorro interno que lleva a la Administración a funcionar en régimen de monopolio fijando la cantidad de dinero disponible y el precio".

Esta "nacionalización del ahorro" tiene como consecuencia que la cuenta de resultados de las entidades privadas de crédito esté pendiente del tipo de interés que fije la Administración a través de sus intervenciones en las subastas de pagarés del Tesoro o de sus mecanismos de control monetario. Por ahora, según Manuel Martín, parece que se están comportando de manera normal y que se mantienen los tipos a la espera de que se conozcan los datos de inflación de enero. Pero, para Manuel Martín, una vez que se tenga ese dato y en función del volumen de dinero negro que quieran recoger dentro de la cesta de los pagarés del Tesoro, puede ocurrir que se produzca una baja de los pasivos bancarios mucho más fuerte que la que ha tenido lugar en 1985.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de febrero de 1986

Más información

  • Los beneficios del Banco Popular ascendieron a 15.636 millones de pesetas