Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La entrega al Príncipe del Collar de Carlos III, acto central de la recepción tras la jura en el Congreso

El príncipe don Felipe de Borbón y el presidente del Gobierno, Felipe González, intervendrán, con toda probabilidad, en la recepción que se celebrará en el palacio Real el próximo día 30 tras el acto de juramento de la Constitución que el Príncipe de Asturias prestará ante las Cortes Generales en el Congreso de los Diputados. Ayer tarde, la posibilidad de que ambos interviniesen con algún breve parlamento en la recepción era considerada como muy probable por los responsables de la preparación de los actos, que contaban con estas intervenciones para ultimar el protocolo.

El acto formal de juramento de la Constitución y de fidelidad al Rey tendrá lugar en el Congreso de los Diputados el jueves día 30. En este acto, y tras una larga discusión de posibilidades, se decidió por la presidencia del Congreso, de acuerdo con la Casa Real, que no habrá más discurso que el del presidente de aquél, Gregorio Peces Barba.Durante las últimas semanas, los preparativos de la ceremonia han dado pie para una vasta campaña promovida desde sectores periodísticos y políticos conservadores contra la posible intervención del presidente del Gobierno en el acto oficial de la jura.

El miércoles trascendieron dos novedades respecto a lo previsto hasta ese momento y cuando se daba por cerrado el capítulo de celebraciones: la concesión del Collar de la Orden de Carlos III a don Felipe, que el Consejo de Ministros aprobará en su reunión de hoy, y la recepción que los Reyes ofrecerán en el Palacio Real, tras la ceremonia del Congreso, para lo cual incluso se ha modificado el horario previsto incialmente para los actos en el Palacio del Congreso, adelantándolo de las 12 a las 11 horas.

Hermetismo oficial

Las especulaciones en torno a posibles discursos de personalidades políticas en el acto de la jura han provocado un creciente hermetismo oficial con respecto a un acto constitucional de la máxima trascendencia para el normal funcionamiento institucional, como es el juramento del príncipe heredero al cumplir los 18 años y alcanzar la mayoría de edad.Al desdoblarse las previsiones iniciales en dos actos distintos -el puramente institucional ante las Cortes y la posterior recepción en el Palacio Real- fuentes muy cercanas a los responsables de la preparación de ambas celebraciones aseguraron ayer que "no se descarta" una intervención del Príncipe de Asturias durante la recepción posterior a su jura.

En cuanto a la posible intervención del presidente del Gobierno en esa misma recepción, fuentes de la presidencia del Gobierno insistieron en que desconocían los detalles sobre el acto.

Tampoco se pudo confirmar quién impondrá al Príncipe la condecoración, aunque no se descartaba que fuera el Rey, que es quien la otorga a propuesta del Gobierno. En cualquier caso la concesión del gran collar daría pie a un breve discurso del presidente del Ejecutivo.

La mencionada condecoración, que es la más alta que concede el Estado español, fue creada por Carlos III con motivo del nacimiento de su nieto Carlos Clemente, hijo del Príncipe de Asturias, el 19 de setiembre de 1771, y se destinó a premiar a las personas que se distinguiesen por sus méritos y por su adhesión al Rey.

No se han concretado los asistentes a la recepción en el Palacio Real, aunque se sabe que asistirá una amplia representación del Congreso y del Senado, así como el Gobierno en pleno.

En cuanto a los preparativos materiales de estos actos, están ya prácticamete ultimadas las reformas introducidas en el hemiciclo del Congreso, donde los escaños de la presidencia han sido sustituidos por una tribuna especial para esta ocasión. También están muy avanzados los preparativos para el desfile militar en el exterior del Palacio del Congreso tras la ceremonia del juramento. Allí se instalan tribunas donde se situará la familia real, el Gobierno, diputados, senadores e invitados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de enero de 1986

Más información

  • Se estudia la intervención de don Felipe y del presidente del Gobierno en el palacio Real