BÉISBOL

Nixon, mediador en el conflicto económico entre árbitros y clubes norteamericanos

Richard Nixon, ex presidente de Estados Unidos, diplomático, abogado y amante del deporte, ha sido nombrado por el comisionado Peter Ueberroth para decidir una disputa entre árbitros y clubes de béisbol. La controversia gira en torno a cuánto más se debe pagar a los árbitros por dirigir las series de los campeonatos de las Ligas americana y nacional, que se extendieron este año de cinco a siete partidos.

El año pasado, después de una huelga corta que obligó al uso de árbitros de Ligas menores en las series de los campeonatos, se acordó pagar 10.000 dólares (alrededor de 1.650.000 pesetas) para cada árbitro que dirigiese las series, más otros 160.000 dólares (25.600.000 pesetas) destinados a su asociación.Escoger a Nixon como Juez evitó otra huelga durante la serie mundial, que continúa hoy, con una ventaja de 3-2 para los San Luis Cardinals sobre los Kansas City Royals. Nixon, de 72 años, escuchó el lunes los argumentos de las dos partes en una reunión de tres horas y media y ha prometido dictar su fallo dentro de los próximos días.

No es la primera vez que Nixon ejerce tal función. En 1959, cuando era vicepresidente de Estados Unidos, fue el mediador que resolvió la huelga entre el sindicato nacional de trabajadores de acero y 11 compañías. El paro duró meses y no terminó hasta el 5 de enero de 1960, después de siete días de negociaciones en la casa de Nixon. "Como ven, tengo experiencia en este campo", dijo Nixon la semana pasada en una entrevista concedida al diario USA Today. También tiene la confianza de los árbitros y los directivos de los clubes de béisbol. Nixon es amigo del doctor Bobby Brown, presidente de la Liga americana, y de Richie Phillips, director de la Asociación de Arbitros.

Nixon fue presidente de Estados Unidos desde 1969 hasta 1972, cuando tuvo que renunciar a su cargo por el escándalo del caso Watergate. Muy pocos han criticado el hecho de que se le nombrara para resolver este problema del béisbol norteamericano, en un año muy difícil, que se inició con el llamado escándalo de la cocaína, producto que consumían los jugadores antes de los partidos.

"Ueberroth ha escogido al hombre más odiado en América para mediar en una disputa con los hombres más odiados de América", dijo Pete Rose, técnico y jugador de los Cincinnati Reds. Pero Nixon en los últimos años ha rehecho algo su reputación. Fue recibido con honores de presidente de Gobierno cuando visitó, recientemente, China y se le permite hablar en público sin comentar el caso Watergate.

"Los árbitros son muy importantes", declaró Nixon. "Mientras hemos tenido varios escándalos en los 115 años de la historia del béisbol, nunca hemos tenido un escándalo implicando a los árbitros. El deporte no sobrevivirá, a menos que el público continúe teniendo confianza en árbitros honestos y competentes".

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 25 de octubre de 1985.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete
Lo más visto en...Top 50