Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El joven Boris Becker intentará sorprender a John McEnroe en su propio terreno

El joven alemán occidental Boris Becker, de 17 años, ganador del último torneo de Wimbledon, ha metido el miedo en el cuerpo de todos los aficionados norteamericanos al tenis al derrotar, en Cincinnati, con suma facilidad, al sueco Mats Wilander, vencedor del último Roland Garros, dos días antes de que se inicien hoy los Campeonatos Internacionales de Estados Unidos, en las pistas del National Tennis Center de Flushing Meadow. Becker, cabeza de serie número 8, derrotó a Wilander, en tan sólo 61 minutos, por el tanteo de 6-4 y 6-2. Desde su explosión en Wimbledon, Becker se ha convertido en una nueva amenaza para el norteamericano John McEnroe, que sigue siendo el número 1 del mundo y favorito en Nueva York.

El norteamericano John McEnroe, sensiblemente recuperado en las últimas semanas de numerosos problemas, tanto deportivos como humanos, intentará conquistar por quinta vez el título individual masculino de Flushing Meadow, donde tomarán parte 128 jugadores. El torneo de Nueva York, que se juega en pista rápida y junto a Wimbledon, Roland Garros y el Open de Australia -que se disputará a finales de noviembre- integra el Grand Slam, está dotado en su 105ª edición de 3.073.550 dólares en premios. (cerca de 500 millones de pesetas). El montante de los premios se ha ido incrementando de forma espectacular durante los últimos años, pues en 1983, los jugadores y jugadoras se repartieron 324 millones de pesetas, cifra que al año siguiente aumentó hasta los 418 millones.Con la presencia de los mejores jugadores del mundo en Flushing Meadow -donde no habrá ningún español-, el éxito del torneo parece asegurado con la asistencia de público a las instalaciones -los organizadores han cifrado en medio millón el número de espectadores y en 825 millones de pesetas la cantidad que dejarán en las taquillas- y los derechos de televisión. No cabe duda de que, en este sentido, la presencia de Boris Becker, que se encuentra en gran momento según su entrenador, Ion Tiriac, ha hecho aumentar la expectación.

McEnroe, campeón en 1979, 1980, 1981 y 1984, intentará revalidar su título para igualar el número de veces que lo ha obtenido su compatriota y uno de sus grandes rivales, Jimmy Jimbo Connors (33 años, el 2 de septiembre), vencedor en las ediciones de 1974,1976, 1978, 1982 y 1983. Curiosamente, Connors fue él rival de Manuel Orantes, en la final de 1975, donde el español obtuvo la victoria en tres mangas (6-4, 6-3 y 6-3). Orantes era el segundo español que conseguía vencer en Nueva York -entonces Forest Hills-, pues Manuel Santana ya lo había conseguido, en 1965, venciendo en la final al surafricano Cliff Drysdale, por 6-2, 7-9, 7-5 y 6-1.

Todo parece indicar que los principales adversarios de McEnroe, en la lucha por conseguir de nuevo el triunfo y los 187.500 dólares -30 millones de pesetas - serán el checo Ivan Lendl, cabeza de serie número 2 y al que derrotó en la final del pasado año (6-3, 6-4 y 6-1), el sueco Mats Wilander (3), el también norteamericano Jimmy Connors (4) que en Flushing Meadow se encuentra como pez en el agua, y el alemán occidental Borisi Becker. El cuadro se ha dividido en cuatro partes. En la primera se encuentran, entre otros, McEnroe (1) y Becker (8); en la segunda, Wilander (3) y el sueco Anders Jarryd (6); en la tercera, Connors (4) y su compatriota Kevin Curren (5); y en la cuarta, Lendl (2) y el francés Yannick Noah (7).

Pese a que las estrellas siguen deparando sorpresas y rompiendo los pronósticos, McEnroe podría encontrarse a Becker en cuartos de final y, posiblemente, a un sueco -Mats Wilander, ganador en París, o Anders Jarryd (6), semifinalista en Wimbledon- en semifinales. Por el otro lado del cuadro, Connors se vería las caras en cuartos con Curren y podría disputar la semifinal con Lendl, que vendría de enfrentarse en cuartos con Noah.

Puede que la realidad no coincida con los vaticinios de computadoras, técnicos y críticos, pero lo cierto es que los favoritos siguen siendo los mismos de los últimos años. Los mismos, más Boris Becker, que parece dispuesto a romper de nuevo con todo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de agosto de 1985

Más información

  • El torneo de tenis de Flushing Meadow repartirá 500 millones en premios