Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Calviño desconoce que haya pactos secretos para que cese en septiembre

"Si las firmas que consiga AP contra mí sirven de test de los votos que vayan a obtener en las elecciones generales, me considero satisfecho", dijo ayer José María Calviño, director general de RTVE, sobre la campaña de recogida de firmas contra él, y añadió: "Esta campaña más bien parece oposición de un partido marginal y minoritario que del principal grupo de la oposición". Calviño anunció que dejará la dirección general cuando se, cumplan los cuatro años de su mandato y no antes. Dijo que desconocía la existencia de pactos hechos a sus espaldas para cesarle en septiembre.Calviño, que asiste en La Granda (Avilés) al curso Los medios de comunicación social y el poder, organizado por la Escuela Asturiana de Estudios Hispánicos, insistió en el tema: "Alianza Popular, en lugar de defender sus intereses donde debe, ha abandonado la comisión parlamentaria de control y el Consejo de RTVE, pese a lo cual, los consejeros siguen disponiendo del coche, despacho y secretaria que les corresponde".

Respecto a la reciente entrevista del presidente del Gobierno y el jefe de la oposición, Manuel Fraga, comentó: "No creo que don Manuel Fraga, siguiendo los planteamientos de Carlos Robles Piquer, que fue un breve pero brillante director general de RTVE, hayan pedido mi cabeza".

Calviño negó que esperara un cese próximo: "Yo acabo mi mandato al cumplirse los cuatro años de mi nombramiento, al celebrarse las elecciones generales. Si, como espero y deseo, los socialistas ganan y el Gobierno me propusiese seguir, lo que no me extrañaría, no está en mi ánimo continuar. Supongo que si gana don Manuel Fraga no me ofrezca mantenerme en el cargo. Yo no sé nada de pactos a mis espaldas para cesarme en septiembre, y puedo asegurar que yo no voy a dimitir".

Dijo que esperaba que cuando ya no ostentase la dirección se re conociese que en su "etapa no ha habido ninguna influencia sobre los profesionales". "Antes de mí ha habido muchos directores metidos a hacer telediarios", agregó.

Sobre las negociaciones con la Liga Profesional de Fútbol, aseguró que el acuerdo estaba próximo, pero que, de no producirse, "porque TVE no va a pagar el fútbol a cualquier precio", no le preocupaba demasiado, puesto que en 1986 se celebra el Mundial, y que, por tanto, el público puede saturarse de ese deporte. No descartó la idea de retransmitir partidos de campeonatos extranjeros: "Nos salen mucho más baratos y en la temporada pasada no quisimos darlos para no acabar de hundir al fútbol español, que estaba pasando por una seria crisis".

Sobre la televisión privada dijo que esperaba que antes de que empezase a funcionar "se. establezcan unos mínimos de plantillas, horarios de programación y de producción y unos máximos de publicidad". "Y quiero recordar que nos vamos a repartir todos el mismo pastel y que, por tanto, la televisión privada la vamos a pagar entre todos los ciudadanos, porque si la televisión pública deja de percibir unas cantidades determinadas de publicidad, las tendrá que recibir como subvención de los presupuestos del Estado".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de agosto de 1985