Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las bajas generalizadas estuvieron presentes a lo largo de la semana en Wall Street

Wall Street terminaba la semana con bajas generalizadas que suponían un recorte de casi un 1 % en el índice Dow Jones industrial. La incertidumbre en torno a la acogida de la financiación de los bonos del tesoro junto a la publicación de malos resultados por parte de varias compañías multinacionales dieron lugar, durante las sesiones del lunes y martes, a tomas de beneficios generalizados en un mercado que, como ya se indicó en anteriores análisis, estaba claramente sobrecomprado.Sin embargo, durante las sesiones del miércoles y jueves, tras conocerse los resultados de la subasta de papel del Estado, volvieron a fluir órdenes compradoras que permitieron una leve recuperación del índice general. Desde un punto de vista técnico el mercado se encuentra en un nivel particularmente crítico, con una zona de resistencia en 1.350 y una zona de fuerte soporte a niveles de 1.300-1.320 y de no surgir programas de compra institucionales que vuelvan a crear un sector líder bien podríamos asistir a nuevas presiones vendedoras, todo ello en un entorno macroeconómico bastante poco optimista.

Los mercados de renta fija han estado, como no, pendientes del resultado de la subasta. Resultado que puede calificarse de satisfactorio, si tienen en cuenta que el total a financiar era de 21,75 millones de dólares, distribuidos de la siguiente manera: 8,52 millones en bon, a tres años, que se colocaron a una media de 9,53%, más bajo que en la anterior subida en la que alcanzó el 10%; en la segunda jornada se repartían 6,76 millones de dólares en bus, a 10 años, que se colocaron a una media de 10,6%, también sin alcanzar el 11,3% de la anterior subasta, y por último, 6,47 millones en bus, a 30 años, que se colocaron al 10,66%. En conjunto el resultado se puede calificar de satisfactorio, lo cual propició un alza en los mercados de bonos en la última jornada de la semana.

Por su lado el dólar ha conseguido recuperar cierto vigor tras la terminación de las subastas de renta fija, según informa Shearson Lehman Brothers. Los inversores extranjeros, y muy particularmente los japoneses, han acudido masivamente a ésta, creando una nueva demanda para la divisa americana.

No obstante aun es pronto para hacer conjeturas sobre la cotización del dólar y habrá que esperar ahora hasta el próximo miércoles, día en que se publica el índice de producción industrial, para ver cómo evoluciona, en función de la fortaleza de la economía, la divisa estadounidense. Por su parte la libra no ha conseguido recuperar el terreno perdido durante la semana pasada pese al mantenimiento de la estabilidad de los precios, frente a descensos anteriores, de los crudos en los mercados internacionales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de agosto de 1985