Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:BRICOLAJE

Mosquiteros ibéricos

Devuelven el romanticismo marginado por los insecticidas

Valga que por la tarde ellos salgan a cenar durante nuestros paseos vespertinos, pero ofrecerles el postre mientras dormimos es claramente dedicarse a alimentar mosquitos. La solución de encerrarse en una habitación saturada de insecticida recuerda demasiado los aires polucionados; así que vamos a emplear la vieja solución de la mosquitera.El material a emplear puede ser tarlatana o gasa. La tarlatana es más fresca, menos tupida, y se vende en anchos adecuados. La gasa es más tupida y hay que coserla para obtener el ancho necesario, pero es más barata. Para una cama sencilla (90 X 190 centímetros) hacen falta unos seis metros de 1,80 centímetros de ancho, y para una doble, unos siete metros; hay que tener en cuenta que se deja un buen trozo de más para que el cierre sea eficaz al cruzarse los dos extremos. También se deja que cuelgue alrededor de la cama.

Para sujetar la mosquitera y hacer que se abra un poco, se hace un aspa de listones (20X20 milímetros) de la que cuelga el tejido. Este aspa se hace taladrando el centro de los listones y atravesándolos con un cáncamo que tenga tuerca. Además, para abrirla aún más, se pueden taladrar los extremos de los listones pasando por los agujeros un cabo elástico que evite que la mosquitera se hunda entre listón y listón. Los listones han de tener unos noventa centímetros para la cama simple y 120 centímetros para la doble. El cáncamo servirá para colgar la mosquitera del techo. Normalmente es necesario poner una cuerda que regule la altura adecuada del mosquitero o una cadenita.

El resto se limita a rodear con la tela el aspa. Para cerrarla por arriba se puede recurrir a la vieja técnica del burruño, reuniendo todo el borde superior del tejido alrededor del cáncamo y atándolo fuerte alrededor.

VACACIONES

Como el aspa se puede cerrar fácilmente, la mosquitera ocupa poco espacio enrollándola alrededor de los listones durante las vacaciones... de los mosquitos y puede guardarse en cualquier lugar de la casa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de agosto de 1985