El Barcelona tendrá un presupuesto de 2.093 millones

El presidente del FC Barcelona, Josep Lluís Núñez, destacó en la asamblea anual del club, celebrada en la noche del martes, la necesidad de proseguir el crecimiento del club para mantener su actual potencial. La asamblea, formada por 451 de los 2.500 compromisarios que representan a los 108.000 socios, aprobó un presupuesto de 2.093 millones de pesetas para la temporada 1985-86, superior en un 5% al de la pasada temporada. El primer equipo de fútbol se presenta esta noche en el Camp Nou.

El presupuesto de 2.093 millones mereció la única y matizada crítica de la Comisión Económica Estatutaria, que consideró en su informe que era optimista pensar que se iban a poder reducir los gastos del año anterior, pero que, por otro lado, era pesimista pensar que los ingresos se iban a quedar en la cifra establecida. El presupuesto incluye unos ingresos en la Copa de Europa de 40 millones de pesetas, que pueden ser superados ampliamente si el Barca pasa una eliminatoria. Las fichas, sueldos y primas de las diferentes plantillas del club alcanzarán un coste de 803 millones de pesetas.

Adquisición de terrenos

En su discurso, Núñez justificó la ausencia de fichajes importantes por la calidad de la plantilla actual, y destacó que la contratación del delantero Amarilla había sido prácticamente pagada con el aumento en la cotización de los dólares que el Barça, en su día, compró para pagar el fichaje de Maradona.Núñez anunció la adquisición de unos terrenos cercanos al Camp Nou que costarán 48 millones. En estos terrenos se construirá una zona deportiva para los entrenamientos de los equipos de fútbol.

El presidente destacó que la segunda ampliación del Camp Nou es básica para el futuro de la entidad: "El crecimiento del patrimonio del club, en los siete años que llevo como presidente, ha sido de 2.431 millones de pesetas. Pero hemos de seguir creciendo con nuevas fuentes de ingresos. No podemos parar. Necesitamos la nueva ampliación, que yo llamaría obra de terminación del estadio, y esperamos que el alcalde nos dé el permiso que nos ha prometido para iniciar las obras".

Núñez afirmó que ya se habían tomado medidas para impedir que una provocación de un grupo minoritario produjese un suceso como el del estadio Heysel de Bruselas. Sin citar a los boixos nois (grupo ultrabarcelonista), explicó que a partir de la próxima temporada los socios con localidades de pie tendrán una tarjeta para su identificación, y que se instalarán cámaras de televisión para controlar los puntos del estadio considerados como más conflictivos. El presidente del Barcelona anunció que estaba dispuesto a expulsar a los socios que perjudiquen la imagen del club.

Un socio pidió que, al haberse producido un superávit de 350 millones de pesetas, este año no se aumenten las cuotas. Núñez defendió el aumento de un 8% de estas cuotas "porque, si no lo hacemos, en pocos años seríamos un club con 108.000 socios, pero más pobre que uno de 60.000".

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 24 de julio de 1985.

Lo más visto en...

Top 50