_
_
_
_

Reunión en Damasco de las principales comunidades musulmanas libanesas

Los principales dignatarios religiosos y políticos de las tres grandes comunidades musulmanas de Líbano -suní, shií y drusa- se encuentran reunidos desde ayer en Damasco para celebrar, bajo la presidencia del vicepresidente sirio, Abdel Halim Jaddam, una conferencia islámica en la que intentarán superar sus graves divergencias, que dieron como resultado, la pasada semana, la dimisión del primer ministro, el suní Rachid Karame

La dimisión de Karame fue determinada por la derrota del único grupo armado suní, el de los morabitun (almorávides) que fue atacado por las milicias drusa y shií en Beirut oeste a mediados de la pasada semana.Numerosas personalidades suníes protestaron por la "agresión" a causa de la cual fallecieron 40 personas, y otras 170 resultaron heridas. Desde entonces, los suníes han exigido, y así lo reiteraron en la capital siria, que la fuerza de choque mixta druso-shií que controla de hecho la ciudad se retire de las calles y ceda su puesto al Ejército regular, "para que quede garantizada la seguridad de todos los ciudadanos", según declaró ayer Karame.

Los suníes obtendrán probablemente satisfacción en Damasco, opinan los observadores, pero la debilidad de la sexta brigada del Ejército que se desplegará una vez más en Beirut oeste es tal que, aunque permanezca acuartelada, la policía druso-shií seguirá siendo la principal fuerza militar.

"Espero", dijo ayer el primer ministro suní Rachid Karame, "regresar con soluciones que nos den la tranquilidad a todos" y parece probable que el jefe del primer Gobierno de unión nacional de Líbano retirará su dimisión tal y como se lo ha pedido Siria.

Conocer lo que pasa fuera, es entender lo que pasará dentro, no te pierdas nada.
SIGUE LEYENDO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_