Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un partido sin líderes

José Antonio Errejón, 35 años funcionario del Ministerio de Administración Territorial y antiguo militante del PTE, manifiesta cierta inquietud cuando se cita su pasado de subdirector general de Medio Ambiente en 1981 con un Gobierno de la desaparecida UCD. "Temo que este cargo que ocupé como técnico del MOPU sea utilizado para intentar desprestigiar al partido verde en el que milito" Esta condición de hombre del aparato del Estado con un Gobierno claramente de derechas desde la óptica del movimiento alternativo ha sido efectivamente utilizada por los numerosos críticos del partido verde. Quizá por este motivo, Errejón que no es muy partidario de establecer liderazgos dentro del partido, al modo de los verdes alemanes, pese a las indiscutibles ventajas de ello, se muestra un poco cansado de militancia y amenaza con abandonar las filas de los verdes. "Estoy cansado, tengo poco tiempo libre para estar con mi hijo, y, pese a que lo mío con la política demuestra una evidente carencia patológica, no sé si voy a seguir adelante". Sólo el deseo de seguir luchando por las libertades y la no violencia, de oponerse a los planes de integración de España en La OTAN o al ingreso de nuestro país en la CEE mantienen vivo en él el espíritu combativo de un militante histórico de izquierdas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de abril de 1985