Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PDP diseña una política de centro en las ponencias para su segundo congreso

El Partido Demócrata Popular (PDP) volverá a definirse popular, interclasista, basado ideológicamente en el humanismo de raíz cristiana, no confesional, que dirige su acción prioritariamente a las clases medías y populares, tras su segundo congreso, que se celebrará en Madrid los días 26 y 27 de este mes. Esta definición de principios es idéntica a la emanada de su primer congreso, en septiembre de 1982. También se repetirán los hombres que hoy componen el consejo de dirección del PDP, a cuya cabeza está óscar Alzaga.Los 2.300 congresistas debatirán durante dos días 16 ponencias, entre las que no se incluye alguna que haga referencia a la estrategia política de este partido. Entre líneas habrá que deducir la aspiración del PDP a ocupar el espacio de centro. La dirección del partido interpreta que del debate y posterior aprobación de las ponencias sectoriales se deducirá que el PDP sale de su segundo congreso como una fuerza de centro.

La inexistencia de una ponencia de estrategia política se explica en el seno del PDP precisamente como un rasgo de la "estrategia democristiana", que siempre guarda cartas, aunque alguna desvelará Oscar Alzaga en su discurso de clausura, una vez confirmado en la presidencia del PDP.

Según fuentes de la dirección, Alzaga renovará públicamente su fidelidad a la coalición que forma con Alianza Popular y Unión Liberal para, a renglón seguido, apelar a su expansión en las elecciones generales de 1986. Esta aspiración de ampliar la actual coalición conservadora, especialmente con el PRD, que impulsa Miquel Roca, ya la ha puesto de manifiesto al referirse a las próximas elecciones autonómicas gallegas, previstas para octubre, en implícita llamada a Coalición Gallega.

La "preocupación sindical" del PDP y la estructura regional de este partido serán casi las únicas novedades que se plasmarán en los estatutos del partido. "Los democristianos deben tener respuesta a los problemas sociales; por ello, no podemos estar ausentes del campo sindical", afirma un alto responsable del PDP, para quien la primera medida a adoptar sobre este aspecto es la adhesión al PDP del llamado Centro Social de Trabajadores (CST).

En el horizonte, el PDP observa su similitud con los partidos democristianos europeos que tienen tras de sí fuertes centrales sindicales. Se integrarán igualmente, como organizaciones hermanas, la asociación femenina Concepción Arenal y la Liga Agraria.

El PDP, según fuentes oficiales, cuenta con 17.000 militantes, 30 parlamentarios nacionales, 55 parlamentarios regionales y unos 2.000 concejales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de enero de 1985