Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Redondo y González

Los dos años que lleva el Gobierno del señor González nos han sumido en la frustración, porque provocan la sensación de que nuestra democracia es una infeliz farsa. La expresión valiente y clara de Nicolás Redondo es un rayo de luz que disipa en parte estos sentimientos. Por lo menos, uno piensa al leerlo que todavía hay en España dirigentes socialistas dispuestos a ejercer como socialistas.Sin embargo, la perplejidad renace cuando uno lee en el mismo periódico de hoy que Felipe González reclama la competencia exclusiva para elaborar la nueva ejecutiva del PSOE.

Conocido es lo que piensa el señor González cuando establece la diferencia entre Gobierno y partido. Diferencia que, sin lugar a dudas, puede y debe existir, pero nunca al extremo abusivo y antidemocrático -de cara al programa electoral y por ende a los electores- a que ha llegado el señor González. Pero es que ahora también nos amenaza con perpetrar el mismo abuso desde el partido.

Seguramente nos explicará, en la misma forma estólida y arrogante y en su pulquérrimo lenguaje, "que una cosa é la ehecutiva y otra lo militante". Y después, si le peta, "que una cosa son lo militante y otra los eletore". Si con eso quiere

Pasa a la página 14

Redondo y González

.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 16 de diciembre de 1984

Más información