Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:BRICOLAJE

Enmarcar la Navidad

Un belén artesano realza el escenario simbólico de estas fechas

La Navidad ofrece buenas oportunidades para poner a prueba la maestría de los aficionados a los trabajos manuales, como es el montaje del tradicional belén español.Si no tiene un cacharro grande, corte por la mitad un tambor de detergente con un serrucho; empapélelo con papel de regalos; meta el tronco y rellene con tierra o piedras.

Aunque es cuestión familiar y castiza, ahí van una ' s ideas para hacerlo: Como base, si no tiene una mesa grande disponible, compre un trozo de aglomerado de 12 milímetros de medida que le venga bien, y sopórtelo con una mesita más pequeña o una mesita y una borriqueta. Para que no se vean las patas, ponga una tela alrededor, sujeta con chinchetas al canto del tablero a modo de faldas de camilla.

Para hacer una cueva que sirva de portal, compre un pliego de papel de estraza y salpíquelo de manchas de color marrón ocre, verde, etcétera. Una vez seco, arrúguelo, haciendo . una pelota con él; al extenderlo de nuevo queda con aspecto rocoso. Entonces, con un poco de habilidad y una chincheta para sujetarlo al tablero y a la pared, se le puede dar forma de cueva donde poner las figuras.

Una excursión al campo antes de las Navidades proporciona abundante material para decorar el belén: las cortezas de alcornoque hacen de piedras y montañas; el musgo, de hierba donde poner luego las imprescindibles ovejas; ramitas muertas puestas sobre un pegote de arcilla serán los árboles; un poco de pasto, el suelo ideal para el portal...ILUMINACIÓN DEL PORTAL

Para que se vea mejor el portal, ponga por detrás del papel una bombilla pequeña de poca potencia (no vaya a quemarlo), que no llegue a verse desde fuera, pero que ilumine las figuras. Otra excursión a una serrería o a un mercadillo de Navidad le permitirá disponer de serrín para los caminos, musgo artificial para la hierba y alguna figura más. El resto depende de su imaginación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 16 de diciembre de 1984