Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carlos Sanjuán, descartado definitivamente como delegado al 30º Congreso socialista

La incertidumbre sobre la composición de la próxima Comisión Ejecutiva Federal del PSOE, a la que se pretende dar una mayor capacidad de acción y decisión política, se acrecentó ayer después de que la dirección socialista acordase ratificar la decisión por la que el diputado malagueño Carlos Sanjuán se verá imposibilitado para acudir como delegado al 302 congreso del partido. Sanjuán era considerado, por sus vinculaciones con el vicepresidente del Gobierno, Alfonso Guerra, como un firme candidato a ocupar una importante secretaría en la ejecutiva federal del partido.

Ayer, tras no pocas discusiones, los dirigentes del PSOE acordaron seguir las normas marcadas por la ejecutiva regional andaluza y no aceptar el recurso mediante el que Sanjuán aspiraba a figurar como delegado por una corriente minoritaria de la federación malagueña.Ello no quiere decir, aseguraron medios del Partido Socialista Obrero Español, que Sanjuán no pueda figurar entre los nombres de la ejecutiva federal que salga del 30º congreso del partido, que tendrá lugar en Madrid a mediados de diciembre. Pero sus posibilidades de convertirse en el hombre fuerte de la ejecutiva federal, tras Felipe González y Alfonso Guerra, parecen haberse reducido notablemente, a la vista de su grave enfrentamiento con la dirección andaluza, empezando por el propio presidente de aquella comunidad autónoma, José Rodríguez de la Borbolla.

El nombramiento de Sanjuán suscita también una fuerte oposición en sectores influyentes del partido, como el que representa la secretaria de organización, Carmen García Bloise, a la que Sanjuán podría haber sustituido en el cargo, de acuerdo con los rumores que circulaban por la sede socialista.

El desplazamiento que parece haber sufrido Sanjuán hace que las perspectivas para el 30º congreso sean de un cierto continuismo en la dirección socialista, pese a que vayan a abandonar la misma, de acuerdo con las nuevas normas, todos los altos cargos de la Administración -es decir, los tres ministros, los dos secretarios de Estado y los presidentes de comunidades autónomas-

Tanto el secretario de imagen, Guillermo Galeote, como el secretario sindical, Manuel Chaves, mantendrán su peso específico dentro del PSOE, al igual que la propia Carmen García Bloise.

Refuerzos para la ejecutiva

Las nuevas incorporaciones no harían, de acuerdo con la mayor parte de las hipótesis, sino reforzar el peso de los anteriormente citados; tal sería, por ejemplo, el caso de Elena Flores, si finalmente logra consumar su aspiración de acceder a la secretaría de relaciones internacionales, función actualmente un tanto abandonada en la práctica a raíz de que Txiki Benegas fuese enviado al País Vasco.La dirección del PSOE aprobó también ayer el eslogan del 30º congreso del partido: "España, por una política de solidaridad", y, a su vez, pasó revista a la procedencia de los delegados que asistirán a este acto, con excepción de la lista catalana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de noviembre de 1984

Más información

  • Podrá formar parte de la nueva ejecutiva federal