Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos grupos latinoamericanos compiten desde ayer para adjudicarse Galerías Preciados

El grupo colombiano Roca y el venezolano Cisneros competirán en la recta final por la adjudicación de Galerías Preciados, una de las mayores dificultades del proceso reprivatizador de las acciones y participaciones del grupo Rumasa. Anteayer, jueves día 15, se cerró el plazo de admisión de ofertas por los grandes almacenes rumasinos, por los que compiten fundamentalmente colombianos y venezolanos. A partir de ayer se abrió el período de examen de ofertas y de negociación pura y dura, período que durará básicamente hasta el día 25. Para el próximo día 29, la comisión asesora para la reprivatización tiene convocada sesión solemne para adoptar la decisión definitiva sobre Galerías Preciados.

De alguna forma, las plicas entregadas el jueves son ofertas preliminares que pueden sufrir modificaciones en el curso del gambeteo que a partir de ahora inician los hombres del Patrimonio con los distintos ofertantes. En ese juego de toma y daca puede incluso surgir alguna alternativa distinta de las dos citadas. El tercero en discordia podría ser la cadena de tiendas británica C & A, aunque el problema con ellos es que no están interesados con el conjunto del negocio Galerías, sino con algunas de sus tiendas.Los hombres del Patrimonio, mediante sugerencias, filtraciones, propuestas y contrapropuestas, tratan ahora de orientar la venta hacia el candidato más interesante -desde el punto de vista de la continuidad del negocio o de la solvencia financiera, por ejemplo-, hasta el extremo de que en la corta historia de la reprivatización no siempre la mejor oferta, cuantitativamente hablando, se ha quedado con la empresa en liza en un determinado momento.

Parece, en todo caso, que el Patrimonio va a tener suerte y conseguir a última hora desprenderse de la carga más pesada de entre las empresas del grupo Rumasa. Curiosamente, después de desfilar por la pasarela todos los nombres que son algo en el mundo europeo y norteamericano de los department stores, van a ser dos grupos latinoamericanos los que le saquen a Javier Moral las castañas del fuego. Por un lado, el grupo Cisneros, que anteayer presentó formalmente su oferta, liderado por Gustavo Cisneros, un empresario de mediana edad absolutamente rico e influyente en Venezuela. Gustavo Cisneros es miembro del entorno político de Carlos Andrés Pérez, ex presidente venezolano, y mantiene excelentes relaciones con Adolfo Suárez, y, ahora, con Felipe González. Es más, al presidente español le ofrecieron los Cisneros su avión privado y su yate durante las recientes vacaciones venezolanas de la familia González en la isla de La Orchila.

Estas amistades españolas, según fuentes informadas, pueden haber ejercido el oficio de celestina entre el grupo Cisneros y Galerías, aunque las mismas fuentes resaltan que a partir de ahí todo se está haciendo con absoluta transparencia, descartado cualquier tráfico de influencias políticas, hasta el punto de que en la oferta de Cisneros figura una cláusula suspensiva que pone al grupo a cubierto de la decisión definitiva del Tribunal Constitucional sobre Rumasa.

Los dos imperios

El imperio de los tres hermanos Cisneros, hijos de Diego Jiménez de Cisneros, está formado por un holding de 45 empresas, que dan empleo a cerca de 35.000 personas, contando en Venezuela con fincas rústicas, una línea de aerotaxis, los almacenes Cada, una cadena de supermercados, el canal de televisión Venevisión, la planta embotelladora de Pepsi-Cola e intereses en la construcción y las finanzas. Sus actividades llegan también a diversos negocios en la costa de Florida, en Estados Unidos, y Puerto Rico. Gustavo Cisneros, "una especie de Ruíz Mateos en solvente", está casado con una Phelps, otra de las grandes fortunas venezolanas. La oferta de los Cisneros ha sido pergeñada por el propio Gustavo, a base de viajes entre Madrid a Caracas, y, según las fuentes, lo de Galerías sería sólo el principio del flechazo entre los Cisneros y España.Del grupo colombiano Roca se sabe también que son ricos hasta decir basta, aunque su fortuna sea menos llamativa que la de los Cisneros. Juan Roca, el cabeza visible de la familia Roca, es el dueño de la Sociedad Andina de Grandes Almacenes y hace años compró las tiendas Sears Roebuck en Colombia, Perú y Ecuador, disponiendo actualmente de unos 160.000 metros cuadrados de superficie de venta en aquel continente, superficie sensiblemente parecida a la actual de Galerías Preciados. Las diferencias, sin embargo, están en la cuenta de resultados, porque el grupo Roca se encuentra en pleno proceso de crecimiento, tras haber multiplicado por cuatro sus ventas en los últimos años.

Naturalmente, ni Roca ni Cisneros están dispuestos a comprar a cualquier precio. El futuro de Galerías depende ahora del premio que Javier Moral esté dispuesto a otorgar al comprador. Galerías sólo se puede vender de oferta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de noviembre de 1984

Más información

  • El jueves se cerró el plazo de admisión de ofertas