Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

El primero en entrar que encienda la luz

Nada nuevo aportó la primera sesión de la semana al panorama general que la Bolsa de Madrid presenta en los últimos días. Fue como una especie de homenaje del mercado a las sabias palabras del Cohelet: "No hay nada nuevo bajo el sol".La tendencia indefinida de la bolsa no pudo encontrar en la jornada de ayer ningún dato -ni positivo ni negativo- que impulsara una decidida toma deposiciones. Los operadores prosiguen en situación de liquidez, en espera de algo demasiado inconcreto y que deberá servir para superar este compás de espera.

Quizá lo más destacable sean esos intentos generalizados para evitar que los cambios se vean sometidos a excesivas presiones bajistas; una especie de pacto entre caballeros que, por lo menos en la comentada sesión, se saldó con relativo éxito.

Lo que parece cada vez más claro es la tendencia de los operadores a seleccionar los valores a la hora de arriesgar sus duros en ellos. Un exponente interesante de esta nueva filosofía, que ha enterrado a la anterior, durante la cual casi todos, los títulos se vieron favorecidos por la euforia, es el corro eléctrico, en el que unos valores subieron y otros bajaron como si de la famosa canción de Julio Iglesias se tratara. En definitiva, la vida sigue igual.

Es difícil romper esta tendencia en las dos próximas semanas. En la presente, a causa de la celebración de la festividad del primero de noviembre, que va a romper el ritmo habital de la contratación. Y en la siguiente, debido a la fiesta de la Almudena, que tendrá unas repercusiones similares.

Lo malo es que la contratación no necesita de estas ayudas índeseables, porque ya viene sufriendo un descenso continuado - 1.276,9 millones de pesetas efectivas el pasado viernes- que no son ninguna buena señal justo en una tanda bajista. También las compras a crédito son cada vez menos importantes -203,1 millones en la última sesión de la semana anterior- y cada vez menos interesadas en los valores eléctricos. Todo un síntoma.

Las noticias de la jornada se centraron en el anuncio de ampliación de Unión Naval de Levante, por 500 millones de pesetas en acciones nominales de 1.000 pesetas, a la par, cuyo período de suscripción finalizará el 30 de noviembre. Pero más interés despertó en el parqué el comienzo de la ampliación de Zardoya Otis por 276,6 millones de pesetas en acciones de 1.000 pesetas nominales, en la proporción de una nueva por cada seis antiguas, a la par, y liberadas con cargo a la cuenta de actualización de la ley de Presupuestos de 1979; el período de suscripción terminará el 29 del próximo mes de noviembre. Ayer no pudo cotizar el cupón, que cerró en posición dinero a 650 pesetas, por lo que, teóricamente, la sociedad hubiera descontado en su totalidad el importe del derecho de haber podido establecer contrapartida.

De todas formas, la intención de los países productores de petróleo de reducir el volumen de la producción de crudo debe servir para aportar una buena dosis de tranquilidad en los mercados financieros, ya que viene a demostrar el descenso del protagonismo de la OPEP en la vida económica occidental: Aunque no parece que esto baste para reactivar directamente la bolsa española, no dejará de ser útil a la hora de buscar elementos positivos que ayuden a romper la atonía actual.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 30 de octubre de 1984