Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Guardia Civil sustituye a la policía en el protagonismo de la lucha antiterrorista

., El Servicio de Información de la Guardia Civil (SIGC), estructurado en cada una de las cuatro Comandancias del País Vasco y Navarra y coordinado desde la segunda sección de Estado Mayor de la V Zona del Instituto, en Logroño, se ha convertido en la etapa socialista en la principal unidad operativa contraterrorista, con un balance "muy positivo", según fuentes dependientes del Ministerio del Interior, que destacan "su forma disciplinada de trabajar". Esto ha provocado que la Guardia Civil haya sustituido al Cuerpo Superior de Policía, por información y resultados, en el protagonismo que tenía en la lucha antiterrorista.

Medios sindicales de la policía han reconocido "este salto cualitativo de la Guardia Civil", a la que consideran alentada en todos los terrenos por los actuales mandos del Ministerio del Interior, hasta el punto de que recientemente, con motivo de la festividad del patrón del Cuerpo Superior de Policía, el subsecretario del Ministerio, Rafael Vera, se volcó en elogios hacia la Guardia Civil, a la que definió como "heroica", mientras atacaba a los sindicatos policiales.

"Grandes fallos"

Los mismos medios se quejaron del poco aliento que el ministerio ofrece al Cuerpo Superior, que padece desde hace tiempo "desmoralización, división y enfrentamientos". Sin embargo, reconocieron grandes fallos" en el actual esquema operativo antiterrorista de la policía, del que excluyeron al actual comisario general de Información, Jesús Martínez Torres, "un hombre trabajador, pero que carece de un buen lugarteniente operativo". Los problemas surgieron con la salida del comisario Manuel Ballesteros, jefe del desaparecido Mando Único para la Lucha Contraterrorista (MULC), y de Joaquín de Domingo Martorell, su hombre operativo en la Brigada Central de Información (BCI), otrora la unidad de elite antiterrorista. Esta Brigada, hoy prácticamente desmantelada y de la que apenas se habla, lá dirige el comisario José María Escudero Tejeda, procedente de la Brigada PolíticoSocial, donde destacó como perseguidor de militantes de CC OO y del Movimiento Comunista.

Escudero, amigo personal de José Antonio González Pacheco, Billy el Niño, con quien trabajó para el comisario Roberto Conesa, destituyó recientemente a uno de los principales especialistas de la BCI en los GRAPO, y ha limpiado prácticamente, con la salida hace unos días de los últimos cuatro funcionarios, el Grupo de Ayuda Técnica, compuesto por 12 hombres experimentados en Estados Unidos, Israel y Alemania Occidental.

Algunos de estos funcionarios, que eran el soporte técnico de los servicios secretos policiales, han sido recuperados por los servicios de seguridad del palacio de la Moncloa, que dirige el comisario Manuel de Céspedes. La BCI convocó recientemente 15 vacantes y sólo se presentaron dos funcionarios, que fueron descartados, uno por afinidades políticas de izquierda y otro por cierto pasado conflictivo. Años atrás las vacantes eran solicitadas en mas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 29 de octubre de 1984