Crítica:
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

'El diario íntimo de Adela H.', amor no compartido

Enfrentándose a la moda de tríos y amores colectivos, rodó François Truffaut en 1975 una singular historia de amor: la de la hija de Víctor Hugo (Adela H.) por un joven teniente inglés que no le correspondía. La vanidosa frivolidad del muchacho le impidió entender el valor del cariño de Adela, su incondicionalidad para seguirle por distintos países respetando siempre sus volubles caprichos. El texto que Adela redacta en su diario forma el eje fundamental de la película. En ese sentido, hubo quien reprochó a Truffaut el carácter literario de la historia. En esa voz en off Adela cuenta sus emociones, sus pesadillas, sus tormentos y esperanzas, una vez que ha decidido transformarse, a pesar de todo, en la novia del teniente, al que permanecerá fiel hasta el final de sus días. Pero fue un reproche absurdo.Más peligrosa que su posible carga literaria podía ser la permanente tentación por el melodrama barato, en el que la película, finalmente, no cae nunca. Truffaut mantuvo cierta narrativa respecto al personaje, de forma que la complicidad del espectador no surgiera tanto por una identificación emocional con Adela como por un interés por su actitud, cargado de asombro. Respondería así la película a las propias intenciones del autor: "Esta biografía me ha emocionado mucho, quizá porque presenta el reverso de la medalla de El niño salvaje. Como el niño de l'Aveyron, Adela tiene un problema de identidad, pero es precisamente a la inversa, porque se trata de la hija del hombre más célebre del mundo. Su padre es un genio. Los personajes que están al margen de la sociedad me atraen afectiva y moralmente".

Coincidieron los críticos en señalar el acierto de Isabelle Adjani al interpretar con emocionada sensibilidad a su atormentada heroína. "Su rabia al escribir, su sonrisa cuando el amante la engaña, su gesto para impedirle decir nuevas mentiras, su alucinante deambular por las calles, la convierten en una de las mujeres más turbadoras del cine. Sus padrinos se llaman Griffith, Ophuls y Mizoguchi", escribió Claude Beylie. "Esta niña salvaje con la piel suave, esta novia vestida de negro sin domicilio conyugal, esta pianista que ha conocido el amor y la muerte a los 20 años, nos contagia unas terribles ganas de amar, de luchar, de vivir".

El diario íntimo de Adela H. se emite hoy a las 21.05 horas por la primera cadena.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción