Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las líneas aéreas concentrarán en un solo banco el dinero cobrado a las agencias de viajes

La veintena de líneas aéreas que operan en España han acordado cobrar a través de un sólo banco u organización bancaria -al parecer, todavía no de terminado- el casi medio billón de pesetas que reciben cada año de las agencias de viajes, en liquidación por la venta de pasajes. Si prospera la iniciativa, desde finales del próximo año habrá un billete aéreo unificado. El asunto ha suscitado una rotunda oposición de la Unión Nacional de Agencias de Viaje (UNAV). Además de denunciar la pasividad de las autoridades de Aviación Civil, los agentes afectados dicen que el proyecto atenta contra la libertad constitucional de mercado y pone en peligro numerosos puestos de trabajo dedicados hoy a dicha labor en los 650 puntos de venta y en numerosos bancos y cajas de ahorro. También se perderían puestos en la banca por la automatización.

Según los responsables de la UNAV, el proyecto no beneficiará más que al banco elegido, que concentrará los cobros efectuados hasta ahora libremente en cualquiera de las entidades del sector, y a las líneas extranjeras, que mejorarían las condiciones de cobro en rapidez y garantía.Por el contrario, las agencias perderían las compensaciones que hoy consiguen de sus respectivos bancos a cambio de entregarles mensualmente la recaudación, en especial mejores condiciones crediticias. Opinan que les sobrarían los trabajadores que hoy se ocupan de dichos trámites. Y dicen que se crearían también puestos ociosos en los bancos, pues una de las condiciones del nuevo sistema es su elevado nivel de automatización.

Como prueba de los perjuicios del nuevo sistema, promovido por la Asociación Internacional del Tráfico Aéreo (LITA), la UNAV señala que el BSP (Bank Settlement Plan) nació en 1968 y en fa actualidad sólo ha podido implantarse en 12 países, entre ellos Namibia y una minoría europea. Añaden que el proyecto para España no contempla siquiera la posibilidad de que algunas agencias lo rechacen. Esta libertad se da en Estados Unidos, dónde las leyes antimonopolio han permitido mantener la elección de banco para el pago.

El giro de Iberia

Los portavoces de la UNAV se muestran extrañados por el giro que ha dado al respecto Iberia; afirman que hasta el año pasado se opuso y ahora está empeñada en una apasionada defensa, sin explicar la razón de sus nuevos criterios. Asimismo, acusan de pasividad a la Administración, y en concreto a las autoridades de Aviación Civil. Según los agentes de viajes, cada Gobierno tiene siempre derecho a poner reservas a las resoluciones de IATA, y hasta el momento se han dado pasos previos sin que las autoridades españolas hayan puesto obstáculos.Un portavoz de la Secretaría de Estado de Turismo, al que se remitió Aviación Civil, declaró que el asunto "es cuestión de relaciones comerciales entre empresas".

Por su parte, otro representante de Iberia dijo que la compañía ha tomado protagonismo en la iniciativa por pensar que terminará por imponerse en la mayor parte de Europa, así como por ver en el nuevo sistema numerosas ventajas para todos.

Con el BSP, cuya introducción en España es esperada por las líneas aéreas para finales del próximo año -sólo depende ya de una reunión que celebrará IATA en Manila a principios de octubre-, los billetes de todas las líneas que expedirán las agencias de viaje habrán de llevar la misma portada de IATA y utilizarán los mismos formularios. Según Ibería, así se agilizará la comercialización y las, agencias podrán ahorrar personal administrativo sin otros inconvenientes, pues se mantendrán los plazos de pago actuales. Las máquinas y las placas de validación del documento serán facilitadas por el banco elegido (Iberia dice que hay un concurso abierto entre los grandes grupos), que tendrá una cobertura geográfica de 1.500 a 10.000 sucursales.

Países con el BSP

Para las otras líneas aéreas que defienden la inicitativa, también todo serán ventajas. Señalan que, si bien la implantación del sistema ha sido lenta (empezó a principios de los setenta por Japón, África del Sur e Italia), hoy está vigente también en Bélgica, Luxemburgo, Australia, México, Nueva Zelanda, Canadá, Alemania Occidental, Francia y Filipinas, aunque en la actualidad han finalizado o se realizan estudios de viabilidad, como en España, Suiza, Austria, Reino Unido, Holanda y Grecia.Las organizaciones de hoteleros consultadas se muestran indiferentes respecto al BSP. Igualmente, la Federación Española de Agencias de Viajes, próxima a Zontur, la mayor patronal del sector hotelero de zonas turísticas, ha declarado que sus miembros son "hasta cierto punto partidarios".

Según la misma entidad, que reconoce representatividad en su ámbito a la Unión Nacional de Agencias de Viaje y se declara' menos afectada por el proyecto, debido a que en un 90% sus agencias se dedican a la recepción de turistas, sus afiliados "no están seguros de que las ventajas superen a los inconvenientes y comprenden que el sistema está hecho para favorecer a las compañías aéreas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 29 de septiembre de 1984

Más información

  • Medio billón de pesetas anuales por la venta de pasajes