Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Stielike cree que al Madrid le falta agresividad en su juego

El jugador alemán del Real Madrid Uli Stielike dijo ayer a éste periódico que "el Madrid falla porque le falta agresividad en su fútbol y se deja dominar en la mayoría de los minutos de los partidos". El equipo madridista ha sumado dos derrotas en sus dos partidos ligueros, tiene un gol a favor y cinco en contra, y está a cinco puntos del Barcelona. El único punto y el gol que ha conseguido fueron logrados en Gijón por jugadores aficionados y juveniles, en la primera jornada de huelga de los profesionales. Amancio, el entrenador, quita trascendencia al asunto, aunque hoy, posiblemente, mantenga una reunión con la plantilla para analizar la situación.Stielike aseguró que no está acostumbrado a "mirar la tabla y ver al equipo ahí abajo, y es que no tratamos de imponer nuestro propio juego, nuestro estilo; no salimos con confianza y seguridad hacia arriba, porque estamos más pendientes de controlar al rival. En mi opinión, deberíamos mostrarnos más agresivos".

Hay inquietud en el Madrid tras la derrota en Sevilla, fundamentalmente porque el equipo se muestra irregular y alterna actuaciones aceptables, como ante el Wacker, con otras tristes y desordenadas. Por otro lado, la plantilla profesional del Atlético de Madrid se reunió ayer con directivos responsables de la parcela económica del club. José Manuel Caro, tesorero, comunicó que no había liquidez bancaria y que, por tanto, se tendrían que renovar las letras correspondientes al cuarto y último plazo de la ficha del año pasado -unos 50 millones de pesetas-, que vencían hoy, a otros tres meses. Se pagó el sueldo mensual atrasado y a algún jugador se le buscó solución "en efectivo". No estuvo presente Vicente Calderón, con quien se reunirán hoy los cuatro jugadores que integran la comisión negociadora: Ruiz, Hugo Sánchez, Arteche y Landáburu. Los futbolistas rojiblancos llevan dos temporadas con sus salarios congelados, y han planteado últimamente sus pretensiones de buscar alguna solución adecuada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 25 de septiembre de 1984