Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Emilio Guruceta

Se retira el árbitro más famoso del fútbol español

San Sebastián
Catorce años después, cuando un árbitro no gusta a la parroquia del Camp Nou, de Barcelona, se le sigue gritando: "Guruceta, Guruceta". Catorce años después, Emilio Guruceta Muro tiene que, vender en Barcelona con otro nombre las zapatillas que produce en su fábrica de Elche. Catorce años después de aquel penalti señalado contra el Barcelona un junio. de 1970, el árbitro más polémico del fútbol español anuncia su retirada para dedicarse de lleno a su esposa, Mari Cruz; a su hijo, Gabriél, y a.vender calzado en el mercado americano.

Emilio Guruceta Muro, un donostiarra que ahora tiene 42 años de edad, ya era fámoso antes de llegar al Camp Nou. A la edad en que algunos acaban su carrera universitaria, Emilio Guruceta ascendía con 27 años a la máxima categoría del fútbol. Se convertía en el árbitro más joven de la Primera División. Era la temporada 1969-70.Todo iba sobre ruedas en el mismo año de su esteno hasta que fue elegido para arbitrar en el Camp Noti el partido Barcelona-Real, Madrid un 6 de junio de 1970. El madridista Velázquez avanzó muy decidido por el centro, casi pisó el área del Barcelona, pero le faltaban varios metros cuando fue zancadilleado. Guruceta, con la decisión y la juventud que le caracterizaba, no dudó en señalar penalti, pese a las protestas de 100.000 personas. El Barcelona perdió por Gurucetea.

Desde entonces Guruceta no arbitra al Barcelona, club que le renueva su condena puntuabnente año tras años, desde hace 14. "Me utilizaron políticamente. Sé por boca de un ministro que mi caso, estuvo en una mesa ministerial. Se trataba de dar una satisfacción a Catláluña, y a mí me cogieron de tonto", así hablaba en 1980.

A raíz de aquello Guruceta fue sancionado durante seis meses. Volvió a los campos, más fámoso que cuando se fue, más protagonista que nunca y hasta un poca play boy. Con él, desde entonces, viajó una leyenda deportiva y extradeportiva; pero sin lugar a dudas Guruceta encabezó la nueva ola de árbitros, caracterizados por su valentía, a veces por sus ganas de provocación y por su juventud. Guruceta, como los Luis María Juango, Donato Pes Pérez o Alfonso Condón era constante fuente de escándalos, robando plano a los futbolistas. Ellos, y Guruceta el primero, se empeñaron en modernizar el arbitraje y en demostrar que un hombre vestido de negro no era un analfabeto, ni un futbolista fracasado, ni el blanco de las caprichosas iras de todos

Creó polémica hasta con su boda, una exclusiva fotográfica que vendió a la revista ¡Hola! por medio millón de pesetas. Se casó con la donostiarrra María Carmen Cruz, con la que. tuvo un hijo, de nombre Gabriel, como uno de los hermanos del árbitro, entrenador de natación que perdió la vida en un accidente de tráfico. Emilio Guruceta procede de una familia donostiarra muy deportista. El mismo árbitro fue antes campeón provincial de pimpón. Su hermano Ascensio, jugado ir de baloncesto en Primera División; y José Ángel, futbolista del Eibar.

Después de 16 temporadas en Primera División y 13 con categoría internacional, sólo tiene una nota amarga: no haber estado nunca en un campeonato mundial. Un poco desengañado de los dirigentes arbitrales, y de la ausencia de un campeonato mundial, ayer anunció su retirada, aunque oficialmente ha presentado la excedencia por un año, que para evitar inconvenientes burocráticos se reducirá a seis meses, y amenazó con publicar sus memorias.

Ahora se dedicará totalmente a colocar en el mercado americano sus zapatillas Guruceta, de las que ya vende 14.000 pares anuales, incluso en Barcelona, aunque allí su calzado cambia de nombre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 28 de agosto de 1984