La Bolsa de Nueva York inicia su consolidación, tras el crecimiento de semanas precedentes

La bolsa de Nueva York ha entrado en una fase de consolidación, después de registrar, en semanas anteriores, el avance más espectacular de su historia. En efecto, el índice Dow Jones, que subió más de 100 puntos hace dos semanas, durante las últimas cinco sesiones ha estado fluctuando entre 1.2001.220, sin avances ni retrocesos dignos de mención. Y no ha sido por falta de noticias, pues la semana ha sido pródiga en ellas. Ha habido declaraciones de Paul Voleker, presidente de la Federal Reserve (Reserva Federal de EE UU), quien aseguró que los objetivos de crecimiento monetario se estaban cumpliendo, y que veía con optimismo el año 1985. Por otra parte, la oferta monetaria aumentó por encima de los previstos 5.200 millones de dólares, y los últimos datos publicados por el Gobierno en tomo a las ventas al por menor (-0,9%) y los permisos para construcción de nuevas vivientas (-66%) fueron inferiores a lo previsto en ambos casos. Esto hace pensar que el crecimiento económico está bajo Control, lo que sin duda servirá para acallar a las voces alarmistas de no hace mucho tiempo. Los resultados indican que la lucha contra la inflación continúa teniendo éxito. En caso de que continúe esta tónica, ello podría conducir a un ligero descenso de los tipos de interés, lo que repercutiría favorablemente en la Bolsa.

Durante esta semana han sido también importantes los problemas de liquidez de Financial Corp. of America, que provocaron al hacerse públicas el inicio de la presente fase de consolidación de la bolsa neoyorquina. Según señala el informe semanal de Shearson Lehinan, esta estabilización de los mercados es lo mejor que podría ocurrir, pues así se podrá atacar el nivel 1.300 con más garantías.

Durante toda la semana el movimiento del dólar ha sido moderado, con tendencia a la baja, producida por las expectativas de un descenso de los tipos de interés.

Por el momento, no puede adelantarse con seguridad cuál será la tendencia que seguirá la divisa estadounidense mientras no se conozcan más datos sobre la marcha de la economía del país.

Los rumores de un descenso del discount rate (tipo de descuento aplicado por la Federal Reserve), junto a unas ventas al por menor que han experimentado un descenso de un 0,9%, junto a una disminución de la construcción de nuevas viviendas, han sido factores que han propiciado la baja del dólar, que a pesar de todos estos inconvenientes en contra, sigue fuerte. Por tanto, cabría esperar .una recuperación en caso de publicación de noticias alentadoras para la divisa de Estados Unidos. Es de destacar la fortaleza experimentada por el franco suizo y por el yen japonés.

La fibra esterlina, por el contrario, continúa muy débil, pues los bancos ingleses han vuelto a reducir sus tipo de interés preferecial en medio punto.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS