El dólar, a 163,650 pesetas, alcanza un récord histórico en el mercado de Madrid

El dólar alcanzó ayer en Madrid una nueva cotización récord, al fijar el tipo de cambio medio en 163,650 pesetas, siguiendo la tendencia al alza registrada en la mayoría de los mercados de cambios. El anterior récord de la divisa norteamericana frente a la peseta fue alcanzado el pasado martes, día 24, al cotizar a 162,653 pesetas. Con respecto al cambio del pasado viernes, el dólar se apreció ayer en 1,550 pesetas. El Banco de España intervino ayer comprando 80,2 millones de dólares.Lo sucedido en Madrid es reflejo de lo ocurrido en otros mercados de cambio europeos, donde el dólar abrió la semana con alzas sensibles, cotinuando la tendencia existente al cierre de la sesión del viernes pasado en la Bolsa de Nueva York. En Francfort la divisa norteamericana rompió temporalmente durante la mañana de ayer la barrera de los 2,90 marcos, lo que supuso un récord histórico no registrado desde hace 11,5 años. Al final de la sesión el dólar quedó a 2,8940 marcos, aunque los expertos no dudan que los 2,90 pueden ser una realidad en sesiones inmediatas.

En París la divisa norteamericana registró nuevo récord absoluto, al cerrar a 8,8910 francos, frente a los 8,7975 del viernes pasado. En Zurich el dólar superó su máxima cota, alcanzada hace siete años, al registrar un cambio medio de 2,46 francos suizos. Nuevo récord se registró asimismo en Roma, donde la divisa norteamericana cambio a 1.782 liras, frente a las 1.761,77 del viernes pasado.

Las causas

Según los expertos, tres son las causas que impulsan la fortaleza actual de la moneda norteamericana. Por un lado, el déficit comercial de Estados Unidos en junio, por importe de 8.900 millones de dólares, es menos importante de lo que en principio se había estimado, lo que viene a reforzar la confianza de los inversores en la economía norteamericana.En segundo lugar, el discurso de la semana pasada de Paul Voicker, a propósito de la política monetaria de EE UU, ha surtido el curioso efecto de hacer cambiar el estado de ánimo de los operadores financieros internacionales, quienes en un principio pensaron que los tipos de interés no sufrirían ninguna nueva elevación y ahora se muestran convencidos de que el preferencial de la banca estadounidense puede moverse de nuevo al alza en el próximos días, seguramente con ocasión de la adjudicación de los bonos del Tesoro.

En tercer lugar, la baja de los precios del petróleo en el mercado spot ha venido a beneficiar al dólar, convirtiéndolo en moneda de refugio. Sólo el mercado de Londres consiguió ayer rebajar el precio del dólar, si bien los expertos no se ponen de acuerdo sobre las causas de tal fenómeno.

La divisa británica cayó a lo largo de la mañana a 1,3040 dólares, en medio de rumores sobre los efectos que la saturación del mercado petrolero iba a surtir sobre la libra, para finalmente recuperarse y cerrar al cambio de 1,3090 dólares la libra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 30 de julio de 1984.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50