Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía desarticula una banda de traficantes de hachís, camuflada en empresas legales

Un grupo internacional de traficantes de hachís, que ufilizaba como tapadera una empresa española de importación y exportación de despojos cárnicos, ha sido desarticulado por la policía en las últimas semanas, dentro de una operación especial desarrofiada en diversas capitales españolas, especialmente en Barcelona, y para la que se ha contado con la colaboración de los servicios policialles de diferentes países europeos.

Según una nota policial, este grupo de traficantes estaba controlado por ciudadanos holandeses y franceses, y había conseguido su participación en la empresa española Ibertrip y en las portuguesas Lusotrip e Intripas, dedicadas a la importación y exportación de intestinos de animales, cobertura que les permitía distribuir a distintos países europeos y a Estados Unidos ingentes cantidades de hachís"."El sistema utilizado", según la policía, "era el de aprovechar los envíos normales de tripas en bidones y camuflar en el interior de los mismos una determinada cantidad de hachís, alrededor de 40 kilogramos". El itinerario se hacía por barco hasta Marsella, donde se recibía, la droga, y desde allí, por carretera, a Barcelona y Lisboa. En esta última ciudad se distribuía "al resto de los países europeos y, en ocasiones, a Estados Unidos".

La detección en España de un envío a Portugal en un camión de gran tonelaje cargado de barriles permitió a la policía española, en colaboración con sus colegas portugueses, iniciar la operación de desmantelamiento de la infraestructura que el grupo tenía en aquel país. De esta manera la policía portuguesa, a petición de la española, inició el reconocimiento de los barriles transportados en el camión y los depositados en los almacenes que las empresas Lusotrip e Intripas tienen en Mallada das Carrascas, en las proximidades de Lisboa. Así se descubrieron e intervinieron 2.500 kilogramos de hachís libanés.

Según la nota policial, "la estrategia establecida era la de desmantelar la infraestructura en Portugal y conseguir, de esta forma, centralizar toda la investigación en las fábricas españolas, propuesta con la que la Policía Judicial portuguesa estuvo totalmente de acuerdo, evitando en todo momento cualquier tipo de referencia que indicase el origen de la investigación".

La nota indica que "tras la intervención de Portugal, y como medida precautoria, los dirigentes de¡ grupo, asentados en España, abandonaron el país hasta cerciorarse de que tal intervención no les impedía continuar desarrollando el tráfico". Añade la nota que "en este estado de la investigación se tuvo conocimiento de que un semanario de difusión nacional iba a publicar un reportaje sobre las investigaciones que se venían realizando, para lo cual tomaba como base la intervención de Lisboa y su conexión con la empresa española Ibertrip".

Un reportaje

Aunque no la cita expresamente, la revista a la que alude la policía es el semanario Tiempo, sobre el que la nota dice lo siguiente: "Pese a la solicitud reiterada a la dirección de la publicación para que retrasase la difusión de esta noticia, dado que no solamente truncaría la investigación policial, sino que evitaría la detención de los responsables del grupo, el semanario publicó el reportaje".No obstante, la policía informó que "producto de la intervención en Barcelona, Ibiza, Alicante y Málaga ha sido la detención y puesta a disposición judicial del director comercial de Ibertrip, Manuel Céspedes García, y del súbdito sirio, nacionalizado español, Yousef Marrawi". Por documentación intervenida, la policía ha podido concretar que este grupo internacional de traficantes de hachís había movilizado una cantidad de droga cercana a los 7.000 kilos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 20 de mayo de 1984

Más información

  • La droga circulaba oculta en recipientes de despojos cárnicos