BRICOLAJE

Cómo poner un nuevo enchufe

Lo que importa es localizar las cajas de conexión y otros puntos para conectar la corriente

En muchas ocasiones es necesario instalar una nueva toma de corriente, bien porque se tiene un nuevo aparato que conectar, bien para no sobrecargar un enchufe ya instalado.En primer lugar debe localizar un punto de donde tomar la corriente. Hay dos posibilidades: las cajas de conexión y otros enchufes.

1. De las cajas de conexión. También llamados registros, son los sitios donde se hacen las conexiones al realizar la instalación eléctrica de la casa. Por ellas pasan las líneas principales, que es de donde se puede tomar la corriente. Suelen estar en los pasillos o distribuidores, sobre las puertas, y están cubiertas por luna tapa de plástico o metal. Escoja la que sea más próxima, desconecte la corriente general (automático, plomos) y abra la tapa. Dentro encontrará los cables (a menudo algo enmarañados, sobre todo en las instalaciones antiguas). De entre ellos debe escoger los dos mayores, a los que puede haber empalmados otros. En las instalaciones modernas, los cables de la red deben ser de color azul y rojo o azul y negro. Empalme, pues, un cable de dos hilos a los cables negro y azul (o rojo), usando una clema, que cabrá bien en la caja de conexión. Lleve el cable al punto donde va a poner el enchufe, sujetándolo a la pared; marque los agujeros de fijación del enchufe, taládrelos y ponga tacos de plástico. Conecte los dos hilos del cable a los bornes del enchufe. Los bomes pueden ser tornillos alrededor de los cuales se enrolla el cable retorcido o agujeros por donde se mete el cable, apretándolo luego con un tornillo. Atornille el enchufe a la pared y póngale la tapa.

2. De otro enchufe. Desconecte la corriente general de la casa. Quite la tapa del enchufe elegido. Verá los dos bornes que llevan la corriente (puede haber un tercero con un cable verde-amarillo: es la toma de tierra). Conecte a los bornes el nuevo cable junto con los que ya estaban conectados, con cuidado de no dejar hilos sueltos. Cierre el enchufe y lleve el cable (normalmente de dos hilos; de tres si quiere utilizar la conexión a tierra para mayor seguridad en los aparatos electrodomésticos) hasta el emplazamiento del nuevo enchufe. Allí, conéctelo como en el primer caso. Conecte de nuevo la electricidad y compruebe el funcionamiento.

No saque la nueva línea de un enchufe muy utilizado; podría sobrecargarlo. Se calentaría, pudiendo producirse un cortocircuito.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS