Reportaje:

Los daños de la madera

Tratamientos y barnices para reparar grietas y arañazos en los muebles

Frecuentemente, los muebles y carpintería de la casa sufren daños (arañazos, golpes, etcétera). O, en el mejor de los casos, el paso del tiempo hace que su aspecto no sea el deseado. Además, los factores ambientales, como la humedad, provocan deterioros que a veces son imprevisibles. Con los productos adecuados y técnicas elementales puede repararlos sin dificultad.

1. Golpes, arañazos, grietas. Todos ellos tienen en común que falta madera, por lo que hay que rellenar el espacio en cuestión. Use madera sintética o pasta para madera (hay numerosas denominaciones comerciales) y tape con ella los desperfectos. La pasta para madera se vende en botecitos o tubos, y tiene la consistencia adecuada para aplicarla con una espátula fina. Limpie la base y rellene los huecos alisando lo más posible el producto, dejándolo secar hasta que esté duro. Como hay muchos tonos de pasta de madera, es fácil conseguir uno que sea igual (o parecido) a la suya en cuestión. Una vez seca, líjela con un papel de lija fino (del nº 400, por ejemplo) hasta igualar con la superficie. Sobre la pasta se puede luego barnizar. Si lo que va a hacer es pintar, use sencillamente un plaste para grietas: es más barato y su color quedará tapado por la pintura.

2. Superficies pintadas o barnizadas en mal estado. Si la capa está muy estropeada (desconchones, zonas desprendidas muy irregulares) tendrá que decapar el barniz o la pintura hasta llegar a la madera y, a partir de ahí, barnizar o pintar de nuevo.

Barniz. Si la capa anterior es lisa, pero presenta manchas o cercos, trate -para ahorrarse el decapado- de teñir con un tinte alcohólico (tipo anilinas diluidas en alcohol o tinte-base ya preparado). Dependiendo del barniz, la madera tomará el color del tinte. Si no se tiñe después de seco el tinte, dé una o dos manos de barniz incoloro (brillante, mate o satinado, según quiera).

Pintura. Siempre que la capa anterior esté en buen estado, puede pintar encima. Límpiela primero con agua y un poco de jabón, y aplique un esmalte o una laca del color y acabado que pre fiera.

Las superficies sanas pero ásperas o irregulares se pueden lijar para dejarlas bien lisas sin necesidad de llegar a la madera. Usando una lija al agua bien mojada los acabados son muy buenos.

3. Muebles chapados y contrachapados. Ocurre a veces en este tipo de muebles que la placa de la superficie se levanta formando una especie de hinchazón. Para eliminarla, póngase encima de esta deformación un trapo mojado y manténgase apretado con un peso suficiente durante un cuarto de hora o media hora, para que la humedad penetre en la chapa y reblandezca la cola superficialmente. A continuación se quita el peso y el trapo y se pasa por encima una plancha no muy caliente, dejándola durante unas horas para que la chapa vuelva a su sitio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 14 de abril de 1984.

Lo más visto en...

Top 50