Hart recupera en Connecticut parte del terreno perdido frente a su rival Mondale

El senador por Colorado Gary Hart recuperó en Connecticut parte del terreno perdido en las últimas semanas frente a Walter Mondale en la carrera hacia la designación del candidato demócrata a la Casa Blanca, al ganar el pasado martes en las elecciones primarias de este Estado con una amplia mayoría. No obstante, el ex vicepresidente con Jimmy Carter, Mondale, conserva una ventaja sustancial en el cómputo total de los delegados para la convención demócrata de San Francisco, que se celebrará del 16 al 19 de julio.Hart ganó en Connecticut por el 52% de votos, frente al 29% de Mondale y el 12% del reverendo de raza negra Jesse Jackson. Los tres hombres en competición por la designación demócrata dedican actualmente todos sus esfuerzos a la importante elección primaria del próximo martes 3 de abril en el Estado de Nueva York.

El nuevo triunfo de Gary Hart anima otra vez la campaña electoral de los demócratas y "supone un mensaje para los electores de Nueva York y para el resto del país", según comentó Hart en Brooklyn, descorchando champaña por el éxito logrado en el Estado de Connecticut.

Mondale restó importancia a la pérdida del electorado en este Estado y mostró su confianza en remontar su racha de triunfos en las importantes primarias de Nueva York y Pensilvania. No hay que olvidar que Hart tiene la que es quizá su principal organización de colaboradores en Connecticut, en cuya Universidad de Yale (New Haven) estudió teología y se graduó en Derecho.

Hart llegó a esta localidad en 1955 recién casado y permaneció siete años en ella, de forma que se le puede considerar tan vinculado a Connecticut como a Colorado, Estado del que es senador, y más que a Kansas, de donde es originario, y donde precisamente fue batido hace unos días por Mondale.

La estructura social del Estado de Connecticut, donde abunda la población de clase media profesional, es uno de los factores que dieron la victoria a Hart. Un electorado joven, de 25 a 40 años, que prefirió las promesas de Hart de unas nuevas ideas" para la política de Estados Unidos, a las alusiones a la "experiencia" esgrimidas constantemente por el ex vicepresidente Mondale.

Durante la campaña electoral en el Estado de Connecticut, los asuntos de política exterior, Centroamérica en particular, adquirieron cierta importancia en la polémica Mondale-Hart. Con recuerdos a la época de la guerra de Vietnam -entre un electorado joven que vivió aquel conflicto-, Gary Hart centró sus promesas en una,desescalada militar de Estados Unidos en Centroamérica, en caso de que llegue a la presidencia.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

A grandes rasgos, Hart asimiló las posturas de Mondale hacia Centroamérica a las del republicano presidente Ronald Reagan, y predijo que "se perderán muchas vidas norteamericanas en la próxima década" si Washington no cambia de política en Centroamérica. Mondale rechazó las acusaciones de Hart y defendió el apoyo logístico militar que EE UU facilita a Honduras, junto a la necesidad de negociar con el Gobierno de Nicaragua.

¿Logrará Hart convencer a los electores del importante Estado de Nueva York tras su triunfo en el Estado vecino de Connecticut? Según los sondeos, Mondale supera a Hart en Nueva York por 43% a 33%, pero lo que ha demostrado hasta el momento la marcha de esa ruta electoral es la volatilidad del electorado demócrata.

De los 1.967 delegados que hay que ganar para obtener la designación de la convención nacional demócrata, a celebrar del 17 al 20 de julio en San Francisco, Walter Mondale cuenta con 681, Gary Hart tiene 395; Jesse Jackson, 90, y quedan otros 301 delegados inscritos como no comprometidos con ninguno de los tres hombres en pugna.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS