Hart obtiene en Wyoming la cuarta victoria sobre Mondale pana la designación democrata

El senador Gary Hart, candidato demócrata a la designación por su partido como aspirante a la presidencia de Estados Unidos, consiguió ayer su cuarta victoria consecutiva sobre el ex presidente Walter Mondale al obtener el 60% de los votos contra el 36% de su rival en los cucus de Wyoming, según informa nuestro enviado especial, Ramón Vilaró.

La nueva victoria de Hart le sitúa como favorito ante las importantes votaciones (elecciones primarias y caucus) que se celebrarán el próximo martes en nueve Estados de la Unión y en las que se eligirán 511 delegados para la convención demócrata que elegirá cuál será el candidato demócrata que deberá enfrentarse a Ronald Reagan en la elección presidencial del próximo 6 de noviembre.Gary Hart había recibido ayer el apoyo del senador Ernest Hollings, quien también inició la carrera por la designación demócrata. Se considera que ésta es la primera señal de que Hart -aparece como el único hombre capaz de vencer a Reagan en la elecciones de noviembre.

El paso dado por Hollings, de tendencia conservadora y amigo del otro candidato demócrata con posibilidades, Walter Mondale, tiene una destacada trascendencia, a los ojos de los observadores políticos, quienes creen que la decisión es fruto de la tendencia, tanto en las jerarquías del partido como en las bases demócratas, a considerar a Hart como la única esperanza para desbancar a Reagan.

Según esta hipótesis, Walter Mondale no tiene ninguna posibilidad ante Reagan, mientras se piensa que con Hart puede pasar cualquier cosa. El ex presidente de la Cámara de Representantes, Carl Albert, considera que Hart es "el mejor político de una campaña electoral" desde Franklin Delano Roosevelt, esto es desde los años treinta.

La ascensión de Hart se ha visto reforzada con los sorprendentes resultados de un sondeo Gallup que indican que en caso de que las elecciones se celebrasen hoy, Hart batiría a Reagan por un 52% contra un 43%, aunque el presidente vencería a Mondale por un 50% contra un 45%.

Reagan dijo el viernes que hasta ahora no conoce ninguna idea específica que haya propuesto el senador por Colorado, y no manifestó una especial preocupación por la popularidad del demócrata. "Llevaremos el mismo tipo de campaña, con independencia de quien pueda ser el candidato demócrata", acaba de manifestar el portavoz de la campaña de Reagan, John Buckley.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

A pesar de esta aparente falta de preocupación mostrada por el equipo encargado de la reelección presidencial, fuentes de la Administración han revelado que los consejeros de Reagan celebraron una imprevista reunión después de conocer la nueva victoria de Hart en el concurso de belleza (término de la jerga electoral norteamericana para referirse a las elecciones primarias, en las que no se eligen compromisarios) de Vermont, el pasado martes.

Las mismas fuentes manifiestan que no se consideró que la popularidad de Hart, de 47 años, debiera producir un cambio en la estrategia de la carrera electoral de Reagan, de 73 años.

El portavoz de la Casa Blanca, Larry Speakes, no ha querido comentar los resultados de los sondeos, aunque otras personas próximas al presidente manifiestan que Hart se está beneficiando del factor propagandístico de una cara nueva, que perderá importancia una vez que la gente empiece a analizar con más detenimiento al senador. "Hart es ahora mismo el centro de una gran atención por parte de la Prensa", dice un ayudante presidencial. "Muchos de los apoyos de que goza son atraídos por el fenómeno Hart, no por Hart como persona". Las verdaderas posibilidades de Hart para la designación como candidato demócrata se verán el próximo martes, en las elecciones que se han de celebrar en nueve Estados y en la Samoa Norteamericana.

Según un sondeo realizado conjuntamente para. The Washington Post y para la cadena de televisión ABC, Hart aparece como holgado triunfador en las primarias (elecciones con voto secreto) de Massachusetts y Florida, y pierde con poco margen en Alabama.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS