Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos soldados muertos y nueve heridos en Jaca al arrollar un turismo a una columna militar

Dos soldados muertos y nueve heridos de diversa consideración es el resultado de un accidente ocurrido en la noche del jueves, al ser arrollada por un turismo, en las proximidades de Jaca (Huesca), una columna militar que regresaba caminando de realizar unos ejercicios de tiro.El accidente ocurrió sobre las 21.15 horas, cuando 21 soldados y dos suboficiales regresaban a su acuartelamiento por la margen izquierda de la carretera, procedentes del rampo de tiro de las Batiellas, situado a unos tres kilómetros de Jaca. Por causas que ayer se ignoraban, el vehículo Renault 6 matrícula HU-2078-B, conducido por Vicente Ascaso Ferrer, vecino de Atarés, derrapó y fue a precipitarsecontra los militares, pertenecientes al acuartelamiento Galicia-64. Murió en el acto José López Rubio, y otros 10 soldados más resultaron heridos de diferente gravedad. El soldado Jorge Tarrach Colí, con lesiones de pronóstico muy grave, fue trasladado al hospital Militar de Zaragoza para ser intervenido quirúrgicamente, pero murió en el trayecto. En el centro sanitario fue operado ayer Ángel Ramírez Garrido, cuyo estado es grave. El resto de los heridos, ocho soldados y un suboficial, fue asistido en la clínica militar de Jaca. Se trata del sargento Alfonso Gil y de los soldados Eduardo Calvo Mulero, Miguel Ángel Pérez Oruñe, Antonio Morete Castillo, Ángel Melero Martínez, Luis Coronado, Santiago Muñoz, Jesús Ginés y Aparicio Nadal. La hija del conductor, Ana María, de nueve años, que acompañaba a su padre en el vehículo, resultó herida también y sufre traumatismo craneal.

Según declaraciones de alguno de los soldados, la escena en el lugar del suceso era dantesca, ya que los cuerpos quedaron desparramados por el asfalto de la carretera. Al parecer, los soldados no se dieron cuenta de la presencia del coche hasta que se les echó encima. Se da la circunstancia de que un vehículo, matrícula holandesa, que en aquel momento cruzó por la carretera, pasó por encima del cuerpo del soldado muerto, al no apercibirse de lo que acababa de ocurrir.

Todo parece indicar que el conductor del vehículo no se percató de la presencia de la columna militar y se abalanzó sobre ella, que, según algunas fuentes, no iba provista de las correspondientes luces indicadoras.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de marzo de 1984