Tres inspectores del Cuerpo Superior de Policía, separados de sus empleos por supuestas torturas

Tres inspectores del Cuerpo Superior de Policía de Pamplona, cuya identidad no se ha facilitado, han sido separados provisional y preventivamente de sus empleos, al parecer como supuestos autores de malos tratos al joven Francisco Javier Ezpeleta Brun, detenido la semana pasuda en la capital navarra por su presunta relación con el soldado que colocó un explosivo en las instalaciones militares de Las Bardenas. Asimismo, otros tres policías han sido arrestados por su actuación al disolver una manifestación en Pamplona.

La Delegación del Gobierno en esta comunidad no ha querido precisar los motivos por los que ha llevado a cabo la detención de los tres inspectores del Cuerpo Superior de Policía, y únicamente se ha limitado a señalar que esta decisión se ha adoptado tras realizarse una investigación.Francisco Javier Ezpeleta Brun fue detenido hacia las 14 horas del viernes en Pamplona, a raíz del atentado perpetrado por ETA Militar contra el acuartelamiento que el Ejército del Aire tiene en el Polígono de tiro de las Bardenas Reales (Navarra), en el que tres personas resultaron heridas y las instalaciones gravemente dañadas. Javier Ezpeleta, que al parecer era amigo del soldado voluntario Miguel Angel Gil, uno de los supuestos autores de esta cción terrorista, fue trasladado a la Casa de socorro a las pocas horas de haber sido detenido por inspectores de la jefatura superior de Policía.

En este centro sanitario, el doctor que le atendió comprobó, al parecer, que el joven tenía signos de golpes en diversas partes del cuerpo.

El delegado del Gobierno en Navarra, Luis Roldán, recibió el pasado lunes por la mañana a Javier Ezpeleta tras ser puesto éste en libertad sin cargo alguno, ya que según el jefe de Policía se comprobó que el detenido no había tenido nada que ver con este atentado. Luis Roldán le informó personalmente de que se había dispuesto la apertura de diligencias-expedientes a tres inspectores de Policía. Estos agentes han quedado separado provisional y preventiva mente de sus empleos, a expensas de los resultados definitivos de las diligencias que se llevan a cabo actualmente.

De otra parte, tres policías nacionales que participaron en la carga contra medio centenar de manifestantes que protestaban en Pamplona por la utilización del polígono de tiro de las Bardenas Reales han sido arrestados en sus domicilios. A raíz de la carga policial fueron detenidas ocho personas -si bien a las pocas horas fueron puestas en libertad- y varias resultaron contusionadas, entre ellas el fotógrafo de la agencia Efe José Luis Rodrigo.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS