El entrenador del Cádiz, cesado después de que el presidente le elogiara

La suerte le volvió la espalda a Dragoljub Milosevic, entrenador del Cádiz Club de Fútbol, en la decimoquinta jornada de Liga. Tras el encuentro del domingo frente al Sevilla, en el que el conjunto gaditano cedió dos nuevos puntos en casa, el técnico fue cesado por acuerdo mayoritario de la junta directiva del club, a pesar de contar con el apoyo del presidente, Manuel Irigoyen, quien por encima de la derrota declaró ante las cámaras de televisión que no pensaba en la posibilidad del cese.

El temido y tan reiterado cese del entrenador, culpable en estos casos de las desgracias deportivas de los clubes, se produjo para Milosevic tras una reunión extra ordinaria de la junta directiva del Cádiz, celebrada una vez concluido el partido entre cadistas y sevillistas, que a la 1.30 del lunes de madrugada, remitía una nota pública informando del cese y de que provisionalmente se hacían cargo del equipo amarillo los servicios técnicos del club, integrados por Luis Escartí, preparador del equipo filial y Camilo-Liz, secretario técnico del Cádiz.Milosevic, de nacionalidad yugoslava, llegó al Cádiz hace tres años y medio, de la mano de Manuel Irigoyen. Con la presente, era su cuarta temporada en los servicios del equipo gaditano Milosevic recogió al equipo en Segunda División, lo ascendió a la división de honor, para perder de nuevo la categoría, hasta el nuevo ascenso de este año. En total cuatro temporadas, en las que el equipo ha saltado de división cada temporada.

Cuando todavía la afición local recuerda al Cádiz matagigantes de dos temporadas atrás, en las que a pesar del descenso, derrotó en su campo, el Ramón de Carranza, a todos los grandes del fútbol español, la marcha liguera de la presente temporada no es nada halagüeña para el Cádiz. De los 14 partidos que ha disputado, sólo ha conseguido ganar dos en casa, ha logrado tres empates a domicilio y uno fuera. Actualmente cuenta con ocho negativos.

Decisión de la directiva

Al parecer, el figurar como colista, junto al Salamanca y al Mallorca, ha sido el que ha inclinado el fiel de la balanza para la decisión adoptada por la junta directiva del club, según señaló a este diario su presidente, desdiciéndose en unas declaraciones efectuadas a televisión horas antes del cese. Manuel Irigoyen indicó al respecto que en su directiva imperaba la democracia, y que al adoptar la decisión mayoritariamente, la aceptaba, a pesar de que personalmente estimaba que todavía no era el momento oportuno de despedirlo.Aunque los números de la tabla clasificatoria son expresivos por sí solos, Irigoyen confiaba en Milosevic, como atestiguó por televisión. "Milosevic ha realiza do durante los tres años y medio que ha permanecido en el club un trabajo serio y honrado", manifestó ayer a este periódico. Irigoyen indicó que el ex entrenador había aceptado con deportividad la decisión de la directiva.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS