Miguel Littin,

miembro del jurado del Festival Cinematográfico de Huelva, y Antonio Llerandi, ambos directores de cine, el primero chileno y el segundo venezolano, terminaron la jornada inaugural del certamen a bofetadas. Cuando Llerandi repartía folletos de su película Adiós, Miami, Littiin rehusó la oferta y se entabló una discusión verbal. En su rechazo, el chileno empujó al venezolano, quien cayó sobre unas butacas, en plena proyección, y de las palabras pasaron a las manos, hasta que un grupo de espectadores logró separarlos.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS