Tribuna:
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

El bizco y el jiboso

Alguien con un acusado estravismo óptico debió mirar la Bolsa el pasado viernes con aviesa intención, y los interesados en este negocio no fueron aparentemente capaces de encontrar ningún personaje con una desviación lumbar lo suficientemente pronunciada como para conjurar el maleficio del bizco. Por tanto, hubo que cruzar con fuerza los dedos, echar mano de los remedios anti mal fario al uso, prodigar los golpes de pecho y dejar en la recámara, corno número fuerte, una posible salida en andas de San Apapurcio o cualquier otro distinguido miembro del santoral al uso para semejantes ocasiones, ante la orgía. vendedora desatada el pasado viernes en los mercados de valores nacionales.Los pecados acumulados erzai muchos, y el castigo, por tanto, lógico. Esta era la síntesis de las impresiones mayoritarias que circulaban al cierre de las operaciones el último día hábil de la semana que hoy concluye. Las plusvalías acumuladas a lo largo de las últimas reuniones hubieran constituido, en cualquier otra ocasión, un estímulo suficiente como para que hubiesen comenzado a prodigarse las realizaciones de beneficios, y, con ellas, la vertical alcista acometida por los precios de algunos de los valores más significativos habría podido ofrecer algunos puntos para la reflexión y el descanso.

Sin embargo, en esta ocasión, la presencia de una demanda bien nutrida, que pretendía tomar posiciones con una cierta prisa, constituía un fuerte estímulo al proceso alcista y hacía que las vanguardías de los ejércitos bursátiles, los operdores a corto plazo, optasen por apurar sus respectivas jugadas al máximo, y no conformarse con materializar diferencias positivas de forma escalonada, conforme mandan los manuales de este viejo oficio. La avaricia determinaba este comportamiento. Se podía conseguir un mayor beneficio ante la persistente tendencia positiva. Pero en paralelo se iba ahondando la mala conciencia de este tipo de inversores, que transgredían de esta forma las más elementales normas de su oficio. En su descargo puede decirse que muchos de ellos no recordaban un episodio alcista tan extendido y prolongado como el que entró en cuarenteria el pasado viernes.

Pero lo cierto es que sirvió la publicación de una noticia tan conocida en medios bursátiles como es el consejo cursado desde el Ministerio de Industria a las empresas del sector eléctrico sobre la conveniencia de moderar los magnánimos repartos de beneficios en este sector, que en una buena parte de los casos se corresponden más con la alquimia contable que con la generación de superávit, de explotación reales, para que todo el mercado se conmoviera. Pero la conmoción fue bastante medida.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción