Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El asesinato del capitán de Farmacia Alberto Martín por ETA pm

El capitán Alberto Martín fue asesinado de un tiro en la nuca a última, hora del martes, en un bosque cerca de Bilbao

El capitán Alberto Martín fue hallado muerto con un tiro en la nuca en una zona boscosa de las inmediaciones de Bilbao, dos semanas exactamente después, y aproximadamente a la misma hora, en que fue secuestrado por ETApm VIII Asamblea cuando se dirigía a ocupar su puesto en los servicios de farmacia del Gobierno Militar de Vizcaya. Su cadáver fue encontrado, minutos antes de las nueve de la mañana, a la entrada de mía caseta de refugio de la sierra de Ganguren, situada en las cercanías del parque de atracciones de Bilbao, tal y como había alertado un comunicante anónimo a la sede de la Cruz Roja en la capital vizcaína tres cuartos de hora antes. El cadáver del capitán estaba amordazado y sentado en el suelo. Había sido asesinado, según el informe forense, sobre las ocho de la tarde del martes.

Según el Gobierno Civil de Vizcaya, un Comunicante anónimo había llamado a la Cruz Roja ya a las 23.00 del martes, informando de que el cadáver del capitán, Martín estaba en el lugar. La policía registró la zona desde las 23.16 horas hasta las dos de. la madrugada, sin resultado. Por la mañana, de nuevo en forma anónima se comunicó la situación del cadáver, a la Cruz Roja y a la policía."Yo estaba a la entrada del parque de atracciones, con dos capataces y gente del paro dedicada a la limpieza de los bosques, cuando recibí una llamada de la Cruz Roja, preguntándome si había alguna caseta o refugio en la zona comprendida entre El Gallo y el parque de atracciones", declaró el jefe de los servicios de la guardia ,forestal de la zona, dependiente de la Diputación de Vizcaya.

Poco antes de las nueve de la mañana, el jefe de guardas y dos soldados que cumplen el servicio militar en la Cruz Roja de Bilbao descubrían el cuerpo del capitán Martín, apoyado en un pequeño muro que rodea el refugio. "Estaba amordazado, y aunque apenas se le veía la cara, aparecía amoratado", declaraba por su parte uno de los reclutas de la Cruz Roja. Momentos después se personaban en el lugar el gobernador militar de Vizcaya, fuerzas de la Guardia Civil y policía.

El recinto donde fue encontrado el cuerpo del capitán Alberto Martín, al borde de una pista forestal de la carretera secundaria que enlaza el cruce de carreteras de El Gallo, en el término municipal de Galdácano -donde confluye la carretera general, Bilbao-San Sebastián-, está apenas a 50 metros de distancia de la plataforma montañosa que domina Bilbao desde el alto de Santo Domingo y del parque de atracciones.

Sobre las 10.30 horas, el cuerpo del capitán fue trasladado en una ambulacia militar al hospital civil de Basurto. El dictamen forense indicaría que el capitán secuestrado murió entre las siete y las ocho de la tarde del martes. El guarda forestal que encontró su cadáver precisaba por su parte que en el momento de incorporarse a su trabajo, a primeras horas de la mañana de ayer, no había observado ningún movimiento sospechoso, y destacó el intenso tráfic6 de vehículos, habitual en la zona a todas las horas, del día.Sorpresa generalizada

"No nos lo esperábamos", la ftase del portavoz familiar, Daniel Rodríguez, pronunciada en el momento en que se dirigía a identifi car al capitán asesinado por ETA, sería repetida por el lendakari, gobernadór civil de Vizcaya, autoridades públicas y el resto de las personas que en la mañana de ayer acudieron, al domicilio de la familia para expresar su sentir. "No lo comprendemos nadie", decía Daniel Rodríguez a los periodistas con los que ha mantenido contactos diarios desde el inicio del secuestro de su primo, añadiendo que "hasta el último momento hemos mantenido la esperanza de que fuese liberado con vida". ' .

"Nunca hubiéramos pensado que podría ocurrir esto", repetía el portavoz, que, interpelado acerca de la actitud de la familia respecto a los secuestradores, fue escueto: "Como católicos, les perdonamos, y lo único'que de- seamos es que pueda resolverse esta situación". En relación con la postura-de TVE, que condicionó la difusión del comunicado exigido -por ETApiri VIII Asamblea a la liberación del capitán secuestrado, Daniel Rodríguez dijó: "No quiero echar más leña al fuego, pero cabe la duda de que si se hubiese emitido, se habría producido el mismo resultado". "En cualquier caso", diría por la tarde en una conferencia de prensa, "no hay más queun asesino: ETApin".

La esposa del capitán asesinado, Maria Ángeles Alonso, a la que le fue comunicada la muerte del capitán unas horas después de producirse la noticia, se encontraba "sin poder reaccionar", según dijeron sus familiares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de octubre de 1983

Más información

  • Sorpresa en la familia de la víctima, que confiaba en su puesta en libertad