Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos directivos del Madrid ultiman en Moscú el fichaje de Biriukov, un soviético hijo de española

El vicepresidente del Real Madrid, Luis Martínez Laforgue, y el asesor jurídico del club, Jesús Samper, se encuentran desde el jueves en Moscú ultimando los detalles para el fichaje del baloncestista hispanosoviético José Birukov, de 20 años y 1,03 metros de estatura. Birukov saldrá el domingo hacia Madrid, acompañado de su madre. La próxima semana viajará a España el resto de su familia: padre, esposa, hermano, cuñada y una sobrina. Todos ellos consiguieron, por fin, el permiso para abandonar Moscú.

Tanto los directivos madridistas como la madre de Birukov, Clara Aguirregaviria -que hace las funciones de apoderada de su hijo, al que llama Josechu-, se negaron a hacer comentarios sobre el fichaje. Mientras tanto, en la casa de la familia, ya casi vacía, se ultiman los preparativos para el definitivo traslado a España.La madre de Birukov, una vasca fuerte y enérgica, casada con un taxista moscovita, ha dirigido parte de la carrera deportiva de su hijo desde que Josechu empezó a jugar al baloncesto, a los diez años. Ella, 54 años, fue una de los 2.895 niños y niñas -vascos y asturianos en su mayoría- evacuados a la Unión Soviética en 1937, durante la guerra civil española. Llegó a la Unión Soviética acompañada de su hermano y una hermana, que, cuando a finales de los años cincuenta regresaron a España, Clara decidió quedarse en Moscú con su marido soviético. Jubilada de su empleo como asistenta de laboratorio, Clara trabajaba últimamente como sirvienta en casa del cónsul de Perú en la Unión Soviética. Ahora, 46 años después, el baloncesto ha facilitado la reunificación familiar.

El hermano mayor de José, Yura, de 33 años, ya ha encontrado en Madrid un lugar donde ejercer su profesión de pediatra. El resto de la familia no tiene tan claro su porvenir profesional.

No habla castellano

Al contrario que su hermano Yura, Josechu no habla castellano. La madre achaca este hecho a que su hijo ha vivido casi media vida separado de la familia, asistiendo a los entrenamientos, giras 31 concentraciones, por lo que ha tenido menos contacto con el idioma materno.Escasamente locuaz, Birukov se muestra entusiasmado con la idea de vivir en España, país que ha visitado en diversas ocasiones. "El baloncesto que se practica allí", dice, "es más temperamental y ligero que el soviético. Corren muy bien y saben apuntar de lejos".

El futuro baloncestista del Real Madrid ha sido internacional de la URSS en 25 ocasiones y jugaba desde hacía un año y medio en el Dínamo de Moscú. Anteriormente, militó en el TSKA; pero la madre prefirió que cambiara de equipo, ya que el éste, es un equipo del ejército soviético y eso pedía complicar gravemente su definitivo traslado a España.

Clara y Josechu ya tienen casa en Madrid. Se la consiguió un familiar. Con la marcha de ambos hacia España, el Dínamo de Moscú no sólo perderá uno de sus más brillantes jugadores, sino también su más vehemente animadora -doña Clara-, cuyos gritos durante los partidos destacaban entre la flema habitual de los espectadores soviéticos.

La emigración española a la URSS ha dado un buen número de deportistas. Hijo de mujer vasca era también Valeri Jarmalov, fallecido hace dos años en accidente de tráfico, que fue estrella soviética de hockey sobre hielo -el deporte nacional-; también era hijo de española el futbolista Pozuelo, y fue también en la URSS donde acabó su carrera balompédica el vasco Agustín Gómez, tras exiliarse al acabar la guerra civil española.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de octubre de 1983

Más información

  • El jugador de baloncesto saldrá el domingo hacia Madrid, junto a su madre, que es a la vez su apoderada