La política económica del Gobierno conduce a la socialización del país, según el presidente de la CEOE

El presidente de la CEOE, Carlos Ferrer Salat, calificó anoche de "inquietante" la política económica del Gobierno socialista y precisó que "si bien no se ajusta al programa electoral, conduce a la socialización del país". Estas críticas las efectuó el presidente de los empresarios en el transcurso de la conferencia que sobre Situación y perspectivas económicas en España pronunció en el club liberal de Playa de Aro."Somos un país con un crecimiento incontrolado del sector público y con un crecimiento vertiginoso de los impuestos, y con esa línea cada vez es más difícil crear ahorro", dijo.

Carlos Ferrer Salat añadió que "el Estado no mide sus gastos, aumenta el déficit público, y el sector privado, al cargar con los impuestos, no genera ahorro que, al ser invertido, podría crear puestos de trabajo".

"La falta de flexibilidad en la contratación produce paro y hay un intervencionismo burocrático agobiante, lo que en ocasiones ahoga toda iniciativa privada", señaló.

En favor del bipartidismo

Agregó que "la situación económica española no podrá afrontarse de forma inmediata si los españoles no ponen fin al creciente y constante aumento de los impuestos"."Mientras el pueblo español siga dando sus votos a la errónea política actual, el país avanzará hacia un tercermundismo que conduce al desastre", afirmó en otro momento Ferrer Salat.

Más adelante se mostró partidario del bipartidismo, pero indicó que "en España no será posible mientras haya una izquierda unificada frente a una derecha superdividida".

El presidente de la patronal se refirió a la "injerencia de CC OO y UGT en la vida empresarial, lo que dificulta la relación empresa-trabajador", y criticó "el condicionamiento de ambas centrales a partidos políticos".

Lamentó después que "la derecha, en su momento, no pudiese estructurar su sindicato", y cifró en el 10% la actual afiliación a los sindicatos en España.

"La CEOE intenta llevar una política de concertacíón con el Gobierno y con los sindicatos, pero en muchas ocasiones no es ni siquiera consultada", precisó también.

Por otra parte, y sobre su futuro político, Ferrer Salat afirmó que soy un empresario, y cuando termine mi tiempo al frente de la CEOE no pienso entrar en política".

El presidente de la CEOE pidió, por último, "medidas para estimular al empresario, integración completa en el mundo occidental, libertad en el campo de la enseñanza y devolver al país la ilusión que tenía y ha perdido".

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 26 de agosto de 1983.

Lo más visto en...

Top 50