Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La técnica impidió el reconocimiento de buenas marcas

Raúl Jimeno estableció ayer en la segunda jornada de los campeonatos nacionales de atletismo que se celebran en San Sebastián un nuevo récord de España de martillo. Su lanzamiento, de 68,82 metros, mejoré en 28 centímetros el anterior que el mismo atleta poseía. Fue lo más brillante de una sesión en la que Colomán Trabado hizo acto de presencia para correr los 1.500 metros. Los errores técnicos continuaron minusvalorizando los campeonatos. El cronometraje eléctrico impidió el reconocimiento de buenos registros y la Inexistencia de la foto finish provocó numerosas protestas en las llegadas.

Jimeno es un joven lanzador que apareció como sustituto de Alcántara. Fue quien le arrebató el récord y el que ayer lo alejó un poco más. Su techo son los 70 metros, marca que no le posibilita para competir internacionalmente. "Si no tomas anabolizantes en lanzamientos, es como si sales en 100 metros sin tacos o si saltas con pértiga de bambú. Yo no los tomo porque nadie en España me ha garantizado un seguimiento en la ingestión de los mismos. El doctor Muñoz, del Consejo Superior de Deportes, parece interesado en el tema, pero necesito garantías y respaldo de la federación", aseguró Jimeno.Para efectuar lanzamientos se necesita fuerza, que no es difícil de conseguir; técnica, para la que se precisan muchas horas de mecanizar movimientos y una gran dosis de anabolizantes para exprimir la fuerza muscular. Jimeno ha estado persiguiendo el récord únicamente a base de fuerza. Su juventud le impide de momento estar próximo a la perfección que requiere la técnica del lanzamiento. De anabolizantes; nada. Su récord, pues, da la medida justa de su valía, es decir, cero internacionalmente.

La marca de Jimeno le dejó a 18 centímetros de ir a los Mundiales. "Allí haría lo mismo con 68,82 metros que con 69, que es lo que me piden. No pasaría de la calificación. Esto mismo les va a pasar a muchos de los que vayan". Jimeno queda a la espera de la decisión que tome la dirección técnica, pero sin la esperanza de conocer sus propias limitaciones. "Los estudios de INEF me permiten entrenarme todo el tiempo que preciso, pero hasta que no tome anabolizantes sé que conmigo,no se podrá contar para salir al extranjero en pruebas individuales".

Raúl Jimeno realizó el récord en el sexto lanzamiento. Lo buscó en la Universiada, pero al concurso llegó muy cargado por un calentamiento excesivamente largo. Esta temporada lanzó ocho veces por encima de los 66 metros y la marca tenía que salir en el lanzamiento que hiciera con una técnica regular. Puso todo su interés en el sexto intento -había lanzado 66,42, 67,04, 67,56, 66,66 y 67,10 metros- y al final salió el récord, récord que solo seguirá valiendo para casa.

Apareció Trabado

Coloman Trabado, uno de los atletas que habían solicitado permiso para no participar en los campeonatos, apareció por las pistas de Anoeta y se inscribió en el 1.500. Salió a rodar e hizo 3.44. Se perfila ahora como favorito en la final, ante las ausencias de Abascal, José Luis González y López Egea, atleta éste que prefirió el 5.000.La preesencia de Trabajo fue una de las notas positivas de la jornada. También fueron esperanzadoras las actuaciones de Moracho, que protagoinizó una carrera explosiva en la que colapsó a Sala, Azulay y Alonso -todos ellos perjudicados por la falta de cronometraje eléctrico-. La apretada llegada de estos dos atletas mantiene vigente el duelo que protagonizan esta temporada. Aunque el saldo permanece a favor de Azulay, éste ayer se encontró con una victoria inesperada ante la confianza de Alonso en la meta, después de una carrera antológica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 24 de julio de 1983

Más información

  • Segunda jornada de los campeonatos de España de atletismo