Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Maradona y Schuster critican con dureza a José Luis Núñez

Diego Armando Maradona y Bernd Schuster, estrellas extranjeras del Barcelona e invitados al partido de homenaje que esta noche se le tributa al jugador alemán Paul Breitner en el Olímpico de Munich, respondieron ayer al veto de la directiva barcelonista con duros ataques. Maradona aseguró que "a mí no me hace cambiar ni Núñez ni todos los alcahuetes que le rodean".

Las declaraciones de ambos jugadores se produjeron poco después de finalizado el entrenamiento de ayer por la tarde. Maradona, que está profundamente dolido por las evasivas que José Luis Núñez, presidente del Barcelona, le ha estado dando durante los últimos días, comentó: "Se esconde, no da la cara, le llamo a su casa y me esquiva, parece que no quiere resolver los problemas que tenemos. Queremos hablar con Núñez y parece que deseemos hablar con el Rey. Aquí todos se quieren lavar las manos y manda a César (Menotti) por delante, para que tengamos problemas con él".Se da la circunstancia de que Menotti dio su consentimiento, el pasado miércoles, al viaje de los dos barcelonistas e incluso insinuó que él y el presidente también viajarían a Munich. El pasado sábado, el Flaco manifestó que ni Diego ni Bernd podían asistir al partido.'

"Le dicen a César por teléfono", siguió explicando Maradona, "que si uno de los dos viaja, no jugaría la final de la Copa. Y esto es una falta de respeto para todos y, sobre todo, para los muchachos que han estado disputando esta competición con deseos de ganarla".

El Pelusa considera que Núñez, con su negativa ' daña ostensiblemente la imagen del Barça: "Hace quedar mal al Barcelona y nosotros quedamos muy mal con Paul, mientras nos vemos obligados a jugar con una selección de Tercera, donde se lesionó un jugador tan importante como Alonso. Esto no tiene ningún sentido. Si él quiere quedar bien con los presidentes de Tercera, nosotros también queremos quedar bien con Paul".

Schuster lanzó su amenaza: "Si nos prohiben asistir al homenaje a Breitner y el sábado ganamos la Copa del Rey, que ningún directivo venga a felicitarme, porque no le daré la mano".

Ésta opinión también es compartida por Maradona con un tono más tajante: "Haré lo mismo que Bernd. Sí quieren sacarse fotos con nosotros, tomar champaña con nosotros cuando ganamos, también esperaba que estuvieran con nosotros para respaldar nuestro compromiso. Yo no sólo no les daré la mano, sino que les tiraré el botín. Quise hablar y me dieron la espalda. Respeto a todo el mundo, pero cuando no me respetan puedo ser el rebelde más grande del mundo".

Más tarde, Maradona reconoció que había dialogado con Núñez: "En efecto, me recibió", explicó Diego, "si me hubiese recibido antes, quizás hubiera evitado mis declaraciones. Si estoy equivocado, lo reconoceré, pero he dicho lo que tenía que decir. A él le ha dolido que les llamara alcahuetes, pero yo he empleado esa palabra por calificarlos de alguna forma. Discutimos en tono alto. Él tiene su forma de pensar y yo la mía. A mí no me lleva nadie por delante, no cambian mis opiniones. Nos dijimos todo lo que teníamos que decimos. Si tienen que multarme, que me multen".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 31 de mayo de 1983

Más información

  • No asisten al homenaje a Breitner