Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bonet y Stielike acusan a algunos compañeros de la derrota

La derrota madrídista ante el Aberdeen no dejó, en los vestuarios, un reguero de decepción sino de reproches, a la vista de las manifestaciones post partido realizadas por algunos jugadores del Real Madrid.El alemán Uli Stielike, por ejemplo, fue el primero en sorprender con sus enigmáticas declaraciones, pero no fue el único. El germano fue parco en palabras, "así no se puede venir a jugar una final europea", se negó a especificar más sus declaraciones, cerró la puerta del vestuario de un golpazo y selló sus labios. Pero Bonet fue más explícito: "En un partido así no vale jugar en corto y meter la pelota bajo las piernas de los contrarios". De alguna manera, Bonet se refería a un exceso de individualismo de alguno de sus compañeros.

Di Stéfano fue informado del descontento de algunos de sus jugadores e intentó sembrar la diplomacia en el vestuario: "Han encajado mal la derrota, y contentos no van a estar. Se nos ha vuelto a estropear el trabajo de una magnífica temporada en el último momento". Las palabras de estos jugadores servirán como motivo de polémica en los próximos días.

En un orden de declaraciones más serenas estuvo el técnico Di Stéfano, quien no dudó en reconocer la justicia de la victoria del Aberdeen. No pudo reparos a los escoceses aunque si esbozó alguna excusa por la derrota: "No tuvimos profundidad, controlamos el juego, pero el terreno no nos era propicio". Di Stéfano demostró su sentido práctico al reconocer que el principal error de su equipo fue "el irnos adelante en los últimos minutos cuando teníamos que haber aguantado un poco más y esperar a los penaltis", lo que significa afirmar que no confiaba en la capacidad de sus jugadores para levantar el resultado.

Por último, el técnico madridista justificó los dos cambios así: "Camacho había sufrido un golpe en la cabeza y se mareaba en el campo, mientras que Salguero salió para meter un hombre de refresco y porque le pega bien a la pelota y podía hacer gol en cualquier momento".

Del Aberdeen escocés comentó: "El fútbol es un juego en el que cabe todo. La suerte nos sigue faltando. Los escoceses hacen un juego sencillo y eficaz, que les ha llevado a un merecido triunfo. Mis jugadores pusieron entusiasmo y fuerza".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de mayo de 1983