Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Vuelta Ciclista a España

Ubeda ganó tras una escapada de 194 kilómetros

Marino Lejarreta no vió posibilidad alguna de intentar un último y desesperado ataque a Bernard Hinault en la penúltima etapa de la Vuelta. "Le vi muy fuerte, dijo Marino, y hubiera sido inútil cualquier Intento". El gran corredor francés, pues, se paseará hoy hasta llegar a Madrid como ganador por segunda vez de la ronda española. La etapa de ayer tuvo un gran protagonista, el modesto corredor del Reynolds, Jesús Hernández Ubeda, que terminó con éxito, en solitario, una escapada de 194 kilómetros.

La actual edición de la Vuelta se ha caracterizado por una lucha terrible de los mejores hombres españoles para intentar la hazaña de derrotar a Hinault, pero éste no ha concedido posibilidades a los grandes aventureros de la ruta, esos hombres modestos, que, al estilo del manchego Fernando Manzaneque, protagonizaron largas correrías en solitario prácticamente de línea de salida a la meta. López Cerrón, Machín y Blanco lo intentaron con poca fortuna, al ser cazados los dos primeros prácticamente en los metros finales, y marchar en solitario, el tercero, durante 70 kilómetros en la decisiva etapa de Avila.Ayer, sin embargo, Jesús Hernández Úbeda probó fortuna y el éxito coronó su extraordinario esfuerzo. El corredor del Reynolds se marchó ya en el kilómetro 10, pasó en primer lugar por las cinco cotas de montaña de la etapa, y se plantó en la factoría DYC, de Segovia, con una ventaja de 8 minutos y 38 segundos sobre un pequeño grupo en el que entraron los grandes de la carrera.

Hernández Úbeda coronó en cabeza el puerto de la Valdelavía, en el kilómetro 18 de etapa, de tercera categoría, con 40 segundos sobre el pelotón; por la cima de la Paradilla, kilómetro 52, de tercera, su ventaja fue ya de 5.55, que se amplió a 11.28 en la meta volante de Guadarrama. El primer paso por el alto de Navacerrada, en el kilómetro 91, de primera categoría, la ventaja del hombre del Reynolds fue nada menos que de 14.08 sobre la cabeza del pelotón. Aún le quedaban muchos kilómetros por recorrer -la etapa constó de 204-, pero Hernández Úbeda prosiguió con su enorme esfuerzo, y coronó, con 15.16 de ventaja, el alto de la Morcuera, en el kilómetro 131, de segunda. Sólo le quedaba ya el nuevo paso por Navacerrada, kilómetro 179, a 25 kilómetros de la meta, por el que pasó con 9.12 de ventaja sobre los grandes de la carrera.

Al final, el modesto Hernández Úbeda culminó con éxito su gran hazaña, al lograr más de ocho minutos sobre un grupo en el que entraron los favoritos, incluidos Marino Lejarreta, Alberto Fernández y Bernard Hinault. Gorospe entró sin fuerza y moral, en el puesto 55, de 59 clasificados, a 17.53.

Hernández Úbeda se mostró feliz por su brillante éxito, pero no pudo dejar escapar el sentimiento de decepción de todos los hombres del Reynolds por el desfallecimiento de Julián Gorospe en la decisiva etapa de Avila.

Lejarreta afirmó que "no ha habido posibilidad de atacar a Bernard Hinault. Mi idea fue haberlo hecho según el desarrollo de la etapa, pero le he visto muy fuerte, en todo momento, y he pensado que era inútil arriesgar. Era la última oportunidad, pero no ha podido ser". Marino no podrá descansar en su caserío de Berriz de su sensacional carrera. Hoy mismo cuando concluya en Madrid la actual edición de la Vuelta, se marchará a Italia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 8 de mayo de 1983

Más información

  • Lejarreta no vio posibilidad alguna de atacar a Hinault