Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gorospe, nuevo líder tras descolgarse Lejarreta

Un ataque perfectamente planificado por los extranjeros del Renault francés y del Aernoult belga, con Hinault y Kuiper a la cabeza, sirvió para romper la carrera ayer, a 35 kilómetros de Soria, en una etapa que parecía, en principio, de transición. El hasta ayer líder, Marino Lejarreta, no pudo seguir la rueda de los corredores extranjeros y perdió dos minutos y 39 segundos, además del jersei amarillo, perjudicado también por el viento y la poca consistencia de su equipo. Sólo Gorospe y Alberto Fernández anduvieron listos y no perdieron la rueda de Hinault. Gorospe, es el nuevo líder.

MÁS INFORMACIÓN

Con sólo dos pequeños repechos, el alto de La Muela y el El Fresno, situados en los kilómetros 18 y 65, respectivamente, y ambos calificados como de tercera categoría, la décima etapa de lá Vuelta, entre Zaragoza y Soria, con 174 kilómetros de recorrido, no parecía propícia a que se produjera un vuelco espectacular en los puestos de cabeza.Pero ya hubo un dato anecdótico que presagiaba algo malo para Marino Lejarreta, un pinchazo en el kilómetro 130, aunque no fue el detonante de la batalla que se fraguaría 10 kilómetros después. A 35 kilómetros de Soria, el viento comenzó a arreciar. Una señal entre el francés Le Guilloux y el holandés del Aerdnoult Kuiper, fue el comienzo del fortísimo ataque iniciado por el holandés, y seguido con prontitud por Hinault y dos de sus gregarios, el citado Le Guilloux y Didier. Sólo tres españoles estuvieron atentos y con las fuerzas suficientes para no perderse en el corte: Martínez Heredia (Hueso), muy alejado de los puestos de cabeza, Gorospe (Reynolds) y Alberto Fernández (Zor).

En el grupo se colaron también dos hombres del Tongo italiano, Saronni y Van Calster. La sincronización y el fuerte ritmo que imprimieron los tres franceses y el holandés Kuiper, fue casi matemática, con Gorospe y Alberto ojo avizor, y Saronni y Heredia cómodamente situados para buscar al final el triunfo en Soria.

Marino había visto cómo se producía el corte, pero no pudo enlazar con el grupo de nueve fugados y llegó a la meta con una pérdida importante de tiempo (2.39), que lógicamente le hizo perder el liderato. La jugada de ajedrez descartó también al resto de hombres bien situados en la general, como Pedro Muñoz y Faustino Rupérez (Zor), y Antonio Coll y Dietzen (Teka).

Alberto Fernández pudo meterse en el grupo porque se encuentra en un momento impresionante de fuerza y Julián Gorospe, curiosamente, porque estaba avisado por su director, Echevarri, de que los extranjeros planificaban algo. Lo curioso es que a éste le había avisado a su vez un viejo zorro del ciclismo, Moreno, director del Hueso, uno de los equipos más modestos, pero que está realizando una magnífica Vuelta.

Más significativa resultó la frase de Javier Mínguez, director del Zor, sin duda el equipo más fuerte en la carrera, que va a trabajar a fondo en favor de Alberto Fernández. Mínguez, con gesto propio de quien ha visto una aparición, confesaba al final: "Ha sido casi milagroso que Alberto y Gorospe hayan estado atentos al ataque de los extranjeros".

Marino, nada más cruzar la meta, encajó con una deportividad exquisita el desenlace de la etapa y la pérdida de su liderato. "Cuando se produjo el corte había tres filas en el pelotón, y yo iba en la tercera. Vi claramente como saltó Kuiper y los hombres de Hinault, así que no puedo calificar la situación como de descuido mío. Hubo un momento en que me quedé a unos dos metros del grupo, pero no me vi con fuerzas, a causa del viento, para conectar. No sé rodar contra el viento y esto me ha perjudicado". A la pregunta de si también le había fallado el equipo, el Alfa-Lum italiano, Marino admitió que "en primer lugar he fallado yo, y luego, en cierta medida, el equipo. Hubo momentos en los que eché en falta a los corredores de mi equipo, porque cuando reaccionaron ya era demasiado tarde". Marino es consciente de que ha perdido bastantes posibilidades de ganar la Vuelta, "aunque lógicamente voy a seguir luchando".

Otro que perdió bastante en el día de ayer fue el director de la carrera, Enrique Franco, que se encontró su habitación desvalijada. Le robaron 200.000 pesetas y documentación de la prueba.

Julián Gorospe, el nuevo líder, es a sus 23 años la gran promesa del ciclismo español. El corredor vizcaíno afirmó que "ya estaba advertido por mi director de equipo de que los extranjeros planeaban algo, y cuando vi que llegaba el fuerte viento, estuve atento".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 30 de abril de 1983

Más información

  • El jersei amarillo perdió más de dos minutos y medio en una escapada provocada por Hinault y Kuiper