Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ANDALUCÍA

El expreso Almería-Madrid descarriló en Jaen por llevar una velocidad excesiva

Las primeras investigaciones han podido determinar con total seguridad que el accidente ferroviario ocurrido a primera hora de la madrugada del domingo en la provincia de Jaén fue debido a un exceso de velocidad. U que no ha podido establecerse aún es la causa de ese exceso, según informó un portavoz de Renfe. Por otra parte, la actuación de la Guardia Civil, que socorrió a los heridos, ha sido puesta en tela de juicio por el alcalde de Cabra de Santo Cristo, el pueblo más próximo al punto del accidente, y por la Cruz Roja de Jaén, que no fueron avisados.

Según una nota oficial hecha pública anoche por Renfe "del estudio de la gráfica de espacios-tiempos registrada en la cinta teloc de la locomotora puede deducirse que la velocidad del tren en el momento del accidente era superior a 135 kilómetros por hora"."El examen y mediciones de la vía en los metros anteriores al accidente no ponen en evidencia ninguna anormalidad", sigue la nota de Renfe. "Asímismo las operaciones visuales realizadas en la zona del accidente evidencian buen estado y conservación de vía, y el examen de los elementos de la locomotora que pudieron haber influido en el descarrilamiento tampoco mostraron ningún defecto".

"El punto donde se produjo el descarrilamiento está situado en curva de 316 metros de radio y una pendiente de 0,3 por mil de 320 metros de longitud comprendida entre pendientes del 18,6 por 1.000 y del 201, por 1.000 dentro de una limitación permanente de velocidad por curva de 80 kilómetros' por hora", añade la nota de Renfe.

La inspección general de Renfe estudiaba ayer la cinta teloc, un elemento similar a la caja negra de los aviones y que registra todo tipo de incidencias en el recorrido del tren. La cinta teloc contiene registros de aceleración, frenada y demás, y gracias a ella se ha podido determinar en la primera inspección que el tren marchaba en el momento del accidente por encima de su velocidad límite.

El suceso se produjo en un incómodo tramo de vía lleno de curvas, entre las estaciones de Cabra de Santo Cristo y de Huesa. Concretamente el punto donde se produjo el suceso es una curva muy cerrada, de 316 metros de radio. En los trazados modernos de ferrocarril se evitan las curvas de radio inferior a los 3.000 metros.

La vía del tren volvió a quedar expedita a las once de la mañana de ayer. La zona donde se produjo el accidente está llena de curvas muy cerradas y su trazado ha sido discutido en numerosas ocasiones.

Polémica sobre la Guardia Civil

Por otra parte, tanto el alcalde de Cabra de Santo Cristo, Juan Carmona, como el secretario de la Cruz Roja de Jaén, Jacinto Romera, se han quejado de que la Guardia Civil no les pasara ningún aviso del suceso.Considera que el cargo de alcalde, que lleva consigo el de jefe de Protección Civil exige que se le de información rápida.

Jacinto Romera, secretario de la cruz Roja en Jaén, también se quejó del olvido de la Guardia Civil: "En dos horas podríamos haber puesto en aquel punto diez ambulancias y treinta personas. Sin embargo, la evacuación se hizo de mala manera".

Sin embargo, el gobernador civil de la provincia, Francisco Rodríguez, defendió el papel de la Guardia Civil, pese a que él mismo no fue avisado del accidente hasta cerca de las seis de la mañana del domingo. La súbdita italiana Sabina Campora, que resultó herida de gravedad en el accidente sufrido por el expreso Almería-Madrid, fue dada de alta ayer, según informa nuestro corresponsal en Granada, Eduardo Castro, tras permanecer un día hospitalizada en observación en el Centro de Traumatología y rehabilitación de la Seguridad Social de Granada, donde el domingo se le había diagnosticado con pronóstico reservado. El cadáver del conductor del convoy, José Medialdea, fue enterrado a primera hora de la tarde de ayer en el cementerio granadino, mientras que el de su compañero José Antonio Sonera, recibió sepultura en el de Jaén.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de marzo de 1983