Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PCE puede pasar de ocho a tres concejales por decisión del Tribunal Constitucional

El Tribunal Constitucional notificará hoy a los cinco concejales comunistas expulsados en enero de 1982 del Ayuntamiento de Madrid la sentencia favorable al recurso de amparo que presentaron poco después de ser obligados a abandonar la Corporación, en el mismo sentido que la emitida en fecha reciente sobre el ex alcalde socialista de Andújar (Jaén). El grupo comunista del Ayuntamiento madrileño quedará reducido, casi con seguridad, a tres concejales, frente a los nueve que obtuvo en las elecciones municipales.

Los procuradores de las dos partes enfrentadas, de un lado el grupo de concejales cesados a raíz de su apoyo a un acto político de la fracción del Partido Comunista de Euskadi favorable a la fusión con Euskadiko Ezkerra, integrado por Cristina Almeida, Isabel Villalonga, Eduardo Mangada, José Luis Martín Palacín y Luis Larroque, y de otro el Partido Comunista de España, han sido citados hoy, a las once de la mañana, para tener conocimiento del contenido de la sentencia.De los cinco afectados, tres se incorporaron después de la crisis del grupo municipal comunista a las filas del PSOE o aceptaron cargos en la administración socialista después de las elecciones de octubre. José Luis Martín Palacín es en la actualidad director general de Tráfico, Eduardo Mangada ostenta la representación del Gobierno en la Comisión de Planeamiento y Coordinación del Area Metropolitana de Madrid (Coplaco) y Luis Larroque se incorporará previsiblemente al Congreso, como diputado socialista, en sustitución de candidatos cuyo cargo oficial resulta incompatible con el escaño. Almeida y Villalonga son independientes.

Fuentes comunistas revelaron ayer la preocupación que reinaba a última hora de la tarde en el PCE por la posibilidad, que consideraban inevitable, de que cinco de los ocho concejales con que cuenta el partido en Madrid, Adolfo Pastor (concejal de Urbanismo y candidato a la alcaldía), Francisco Herrera (presidente de la Junta de Distrito de Centro), Narciso Torrente (concejal de Saftidad), Julio Setién (concejal de Educación) y Fernando Clavo (presidente de la Junta de Distrito de Mediodía), se vean obligados a abandonar sus responsabilidades, precisamente en vísperas de la convocatoria de las elecciones municipales.

Juan Francisco Pla, secretario de política muncipal del PCE y portavoz del grupo comunista en el ayuntamiento, declaró ayer que su partido acatará la sentencia y que cualquier cambio en la corporación, en este momento, "carece de relevancia porque los programas están ya en la última fase de ejecución". Sin embargo, Pla señaló que resultaría muy llamativa la intención de regresar al ayuntamiento, representando votos comunistas, de quienes ostentan cargos relevantes en la administración del PSOE.

La destitución de los cinco concejales "no nos ayudaría en la campaña electoral", reconoció el portavoz comunista, "pero en cualquier caso no abandonaremos nuestros objetivos". Pla, además, indicó que el PSOE debería reflexionar sobre la existencia de un acuerdo que le per mite gobernar ef ayuntamiento en coalición con los comunistas "Quiero pensar que el mantenimiento de los recursos por parte de quienes ya están en otro partido responde a una postura individual".

Barranco y Uguina, contra la reincorporación

Por su parte, Cristina Almeida manifestó que los concejales cesados están "dispuestos a asumir el compromiso adquirido en las elecciones municipales del 3 de abril de 1979, pero siempre pensando en no perjudicar la vida normal del ayuntamiento". Ante la indicación de que estos pueden ser términos contradictorios, señaló: "No puedo ser más explícita hasta que vea mañana (por hoy) la sentencia, porque puede decir muchas cosas: puede decir que cesan los concejales que nos sustituyeron y que nosotros volvemos al cargo o simplemente que tenemos derecho a volver, o quizás no pudiésemos regresar al ayuntamiento porque ya ha pasado el período para las sustituciones, porque no es posible realizarlas en el último año de mandato". Almeida añadió que los cinco concejales expulsados del cargo mantendrán hoy una reunión, tras recoger la sentencia, para intentar llegar a una postura común.Isabel Villalonga anunció su intención de consultar a las personas que abandonaron su cargo por solidaridad, antes de adoptar una decisión. "Cualquier cosa que haga", señaló, "me considero obligada moralmente a discutirla con todas las personas que dimitieron para mostrarnos su apoyo, y con los que fueron represaliados en el partido por mantener una postura de solidaridad".

Juan Barranco, secretario de Política Municipal de la Federw ción Socialista Madrileña (FSM-PSOE), mantuvo por el contrario que "aunque desde el punto de vista de nuestro partido sería mejor que volviesen al ayuntamiento, porque más o menos son personas en nuestra órbita, creo que desde el punto de vista de la estabilidad de la corporación lo mejor es que sigan las cosas como están, que no haya más crisis. Tengo la impresión", añadió Barranco, "de que ellos van a tomar una actitud p ositiva para la estabilidad municipal".

En la misma dirección se pronunció Joaquín Leguina, secretario general de la FSM. "En nuestra opinión", señaló Leguina, "lo mejor sería que todo quede como está, pero a tenor del contenido previsible de la sentencia no parece que sea muy posible". Añadió que los cinco ex concejales "están dispuestos a hacer lo que más convenga al ayuntamiento".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de febrero de 1983

Más información

  • Los comunistas expulsados reciben hoy la sentencia favorable a su reposición