Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Jornada de duelo y protesta por el atentado del sábado

Primera manifestación masiva en el País Vasco contra ETA

El País Vasco vivió ayer una jornada de protesta por el atentado cometido el sábado contra la sede central del Banco de Vizcaya en Bilbao, que ha costado la vida a tres empleados de la entidad. Ayer se celebró en Bilbao una manifestación de protesta contra ETA, convocada por las principales fuerzas políticas, excepto Herri Batasuna. Este acto fue precedido por paros y manifestaciones convocados por las centrales sindicales del sector de banca. El paro fue generalizado en el País Vasco y Navarra. En el resto de España se realizaron paros de una hora y algunas concentraciones. Estas demostraciones fueron empañadas por numerosos avisos falsos de bomba. También por la mañana se celebró el funeral por las dos personas que fallecieron en el acto en el atentado. En el acto religioso el sacerdote dio a conocer la muerte de la tercera víctima.

Por primera vez desde el inicio de la transición democrática, alrededor de 40.000 ciudadanos -más de 50.000, según el Gobierno Civil- se manifestaron ayer en Bilbao contra ETA y por la paz en el País Vasco. Ningún dirigente del PNV figuró en la cabeza de la manifestación, para significar así su desacuerdo con unas declaraciones del senador socialista Enrique Casas, difundidas la víspera por RTVE, en las que acusaba a los nacionalistas de pretender "nadar y guardar la ropa" respecto a la violencia de ETA.

La manifestación discurrió en completo silencio entre la Plaza de la Casilla y la sede central del Banco de Vizcaya, en la Plaza de España. Una pancarta con el texto, en euskera y castellano, "ETA no. El pueblo unido por la paz", sostenida por los dirigentes de los partidos convocantes, con excepción del PNV, abría la marcha.Ramón Rubial y Txiki Benegas, por el PSOE; Marcelino Oreja y Florencio Aróstegui, por UCD y AP; Juan Mar¡ Bandrés y Roberto Lertxundi, por EE; Tomás Tueros por CC OO, e Ignacio Latierro, por el PCE, figuraban entre los líderes que sostenían la pancarta. También acudieron Jesús María Viana, del CDS, y el diputado general de Vizcaya, José María Makua, único miembro del PNV que aparecía en la cabeza del cortejo.

La dirección del PNV Vizcaya, con los miembros del Consejo Nacional, Javier Arzallus y José Antonio Azpuru, ocupaban una fila entera de la marcha en el último tercio, en un intento deliberado de diferenciación.

Dicha actitud fue explicada por el Bizkai Buru Batzar, órgano de dirección del PNV en Vizcaya, mediante una nota de Prensa, difundida en la tarde de ayer, en la que se afirma que "ante la agresión demagógica que el senador del PSOE Enrique Casas, perpetró contra el PNV tras la manifestación de Ordizia, y fue difundida en el Telediario de mayor audiencia del domingo, el Bizkai Buru Batzar, en un gesto de protesta, no estará presente en la cabeza de la manifestación".

En este sentido, señalaba el mencionado órgano de dirección de los nacionalistas que acudiría no obstante, "conjuntamente con los afiliados del PNV a protestar por el bárbaro atentado contra el Banco de Vizcaya con la misma decisión y máxima afluencia que siempre ha aportado".

La mención al dirigente socialista Enrique Casas hace referencia a las palabras que pronunció al finalizar la manifestación celebrada el sábado pasado en la localidad guipuzcoana de Ordizia, en protesta por el atentado terrorista registrado tres días antes, en el que un guardia civil fue asesinado y otros dos resultaron gravemente heridos. Al finalizar la marcha, que había sido convocada por los comités locales del PCE y PSE-PSOE, Enrique Casas se dirigió a los presentes aludiendo a lo que consideró "ambigüedad" del PNV, partido al que acusó de "no querer mojarse" y de pretender "nadar y guardar la ropa".

La mayor manifestación desde 1981

La manifestación de ayer fue la más nutrida de cuantas se han celebrado en el País Vasco en los dos últimos años, pero queda lejos de la asistencia con que contó, en febrero de 1981, la movilización convocada en protesta por el asesinato del ingeniero jefe de las obras de la central nuclear de Lemóniz, José María Ryan.

Lo desapacible del día de ayer, muy frío y con persistentes chaparrones de lluvia y granizo durante toda la jornada, contribuyó, probablemente, a la disminución del número de participantes respecto a aquella convocatoria de hace dos años, aunque otras fuentes resaltaron la ausencia de publicidad como el factor esencial. El llamamiento a la movilización, en efecto, únicamente se conoció a través de las informaciones de Prensa. Por lo demás, el 9 de febrero de 1981 la manifestación se produjo tras una jornada de huelga general, lo que favoreció la participación. Hace dos años la manifestación se inició a las 6 de la tarde, mientras que ayer estaba convocada para las 19.30 horas.

Los dirigentes de las fuerzas políticas y sindicales que convocaron la manifestación valoraron positivamente el desarrollo y la asistencia de participantes a este acto de protesta contra el terrorismo de ETA y a favor de la paz en el País Vasco.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de febrero de 1983

Más información

  • 40.000 personas marcharon silenciosamente en Bilbao para protestar por el atentado contra el Banco de Vizcaya