Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pujol frena a Roca en su intento de aglutinar una gran 'operación centro'

Cataluña no se desinteresa de la política de Estado, pero no le corresponde nuclear una fuerza de centro estatal. Esta viene a ser la tesis que el ¡presidente de la Generalitat, y secretario general de Convergéncia Democrática (CDC), Jordi Pujol, ha hecho llegar este fin de semana a todos los cuadros y dirigentes de¡ partido, aprovechando) como caja de resonancia la reunión del Consell Nacional de CDC, máximo órgano interno de gobierno, en una maniobra política que, desde diferentes medios convergentes, se ha calificado a EL PAIS como "un freno" a la "operación centro" u "operación Cambó", propiciada en Madrid por el portavoz de la Minoría Catalana y segundo hombre en el partido, Miquel Roca.

La iniciativa política que Roca ha impulsado desde las pasadas elecciones legislativas no, cuenta con el apoyo del líder de CDC. El portavoz de la Minoría Catalana ha defendido la reconstrucción del espacio de centro que quedó barrido por los socialistas y Alianza Popular (AP) en la consulta electoral, a partir de las fuerzas centristas de las nacionalidades catalana y vasca que aguantaron bien el embate electoral de aliancistas y socialistas. Públicamente, Roca se ha referido a la necesidad de constituir una federación de partidos de centro y de buscar un líder para este espacio. Sus referencias en singular a CDC como "el partido de centro", no han sido bien acogidas en los círculos próximos a Pujol, como tampoco la teoría, sopesada en algunos círculos madrileños, de sus posibilidades para acceder a la presidencia del Gobierno, tras haber revitalizado la ideología centrista, involucrando en ello a CDC.Todas las informaciones recogidas por este diario coinciden en señalar que Pujol estaba interesado en frenar estas iniciativas políticas de Roca, por entender que éste estaba creando una plataforma política en Madrid, que iba a complicar las relaciones entre Cataluña y el Estado, en lugar de facilitarlas, poniendo al mismo tiempo en entredicho el carácter nacionalista de CDC.

Frente a las actuaciones de su segundo, Pujol sostiene la táctica, reforzada después de lo sucedido este fin de semana, de que Convergència debe seguir apoyando la gobernabilidad del Estado, sea el Gobierno central de derechas o de izquierda, no adquiriendo ningún compromiso eterno con ningún partido de centro, en la misma línea que el Partido Nacionalista Vasco que, en contra de las afirmaciones de Roca de contar con su consentimiento para la "operación centro", está dispuesto a entenderse con una fuerza de centro en Madrid, cuando la haya, pero no a abandonar sus planteamientos- de fuerza autonomista.

El dirigente máximo de CDC nunca ha actuado frontalmente a la hora de corregir los planteamientos de sus colaboradores y en especial de Roca, dirigente con una importante influencia en el seno del partido. La ocasión que buscaba surgió este fin de semana, al haberse presentado al Consell nacional una interpelación de uno de sus miembros, que pedía explicaciones porque en una circular interna se aludía a CDC como "partido de centro" y "fuerza catalanista", por este orden, en lugar de grupo nacionalista.

Basándose en sus colaboradores más fieles, como el secretario de la Presidencia, Lluís Prenafeta, Pujol amplificó la proyección de esta pregunta, creándose a través de los medios de comunicación una cierta expectación ante la reunión de este órgano de gobierno convergente, donde parecía que iba a ponerse de manifiesto que ciertas actuaciones ponían en peligro la credibilidad nacionalista de CDC. Aunque esta interpelación figuraba en el último lugar del orden del día, desde los primeros momentos de su intervención Pujol habló con palabras como "somos el gran partido nacionalista de Cataluña", dejando claro que CDC no estaba del todo comprometido con la estrategia de Roca.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 19 de enero de 1983

Más información

  • El líder de Convergéncia quiere evitar compromisos con partidos estatales