Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ramos Costa no quiere dimitir de su cargo

Ramos Costa, presidente del Valencia CF, no presentará la dimisión de su cargo, pese a la insistencia con que el pasado domingo se lo pidieron los aficionados ante el estadio Luis Casanova, una vez consumada la derrota frente al Celta, que coloca al Valencia por primera vez en sus casi 75 años de historia en el último lugar de la clasificación. A Ramos deberán echarle sus propios directivos, posibilidad que parecía descartada anoche cuando, a la hora de cierre de esta edición, se rew nían con los técnicos y jugadores para analizar la situación del equipo, o los grupos de la oposición, que comienzan ya a organizarse tímidamente, con el fin de evitar un descenso de categoría que nunca ha conocido el Valencia.

"No voy a dimitir", ha manifestado José Ramos Costa. "En las actuales circunstancias lo más fácil sería marcharse, pero entiendo que esto sería una deserción. Vamos a tratar de salir del atolladero porque tenemos una buena plantilla, con muchos internacionales, y el equipo ha de reaccionar. La prueba es que en la Copa de la UEFA llevamos una marcha inmejorable. Comprendo que el público pida mi cabeza. Está en su derecho., Yo también me avergüenzo de ver los partidos que estamos jugando. Pero son los técnicos y los propios futbolistas quienes tienen que poner remedio a esta situación".Para el presidente del Valencia la situación no parece tan desesperada como la mayoría de los aficionados auguran. Sin embargo, es difícil que pueda soste ner la actual crisis, dado el. inme diato futtiro que le aguarda a su club: Real Madrid en el Bernabéu, Barcelona en el Camp Nou y Athlétic de Bilbao en Mestalla son los tres inmediatos partidos que le depara el calendario. El técnico, Miljan Miljanic, tampoco arroja la toalla: "Ahora tene mos catorce días por delante para trabajar, pulir defectos tranquilizarnos, darle un esquema al equipo, ponerlo fisicamen te a tono y recuperar algunos le sionados. El Valencia, como ha demostrado en la UEFA, se cre ce ante los grandes. A ver si pcurre lo mismo en estos ocho días del 2 al 9 de enero, en que nos enfrentamos al Madrid, Barcelona y Bilbao".

Al mismo tiempo, y como ya es tradicional en el club el fin de año coincide con la renovación de abonos, que se han puesto ya a la venta con un aumento que oscila entre el 0 y el 10% sobre los precios del año anterior. El pase a general de pie vale lo mismo, mientras que la tribuna sube de 20.000 a 22.000 pesetas. Según fuentes oficiales valencianistas, durante los tres primeros días de renovación del abono "no se ha notado de forma considerable la deficiente marcha del equipo y sólo se ha experimentado un descenso de unas 200.000 pesetas con respecto al mismo período del año anterior. Aún es pronto para vaticinar qué ocurrirá de aquí al 31 de diciembre en que se cierra la renovación".

De cualquier forma, los socios se preguntan si el alto precio del abono para 1983 no incluirá partidos de la Segunda División a partir del próximo mes de septiembre. Lo que sí es seguro esque la disminución del censo social experimentada en las últimas temporadas (de 34.000 a 28.000 socios en cinco años) va a continuar, lo que aumentará aún más los problemas financieros .del club, que arrastra una deuda de cuatrocientos millones.

En la Asamblea General de socios prevista para el 3 de enero, fuera de plazo pues, habrá oportunidad también de comprobar si los primeros principios de oposición organizada y con posibilidades de acceder al poder se han consolidado.

Uno de los hombres que parece dispuesto a saltar a la palestra electoral, si se precipita la inmediata caída de Ramos, es Enrique Valero, que ya optó al cargo al final del primer mandato de Ramos, pero que fue excluido de las elecciones por defectos de forma en su candidatura.

Por último, y desde dentro de la propia directiva de Ramos, algunos de sus componentes parecen también dispuestos a dar un golpe contra su presidente, cansados de su poder absolutista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 21 de diciembre de 1982

Más información

  • La oposición al presidente valencianista comienza a organizarse