Seis 'ultras' procesados por la Audiencia Nacional acusados de asesinato y tenencia de explosivos

El magistrado juez del Juzgado Central de Instrucción número 2 de la Audiencia Nacional ordenó ayer el procesamiento de seis ultras como presuntos autores de los delitos de asesinato, estragos, tenencia ilícita de armas, municiones y explosivos, y colaboración con banda organizada y armada, según informó ayer la agencia Efe. Los procesados son Rafael Gómez Alvarez, Ramiro Alejandro Rodríguez-Bortado, Pedro Bel Fernández, Jesús Javier Blanco García, Iñigo Aragonés San Pedro y José de las Heras Hurtado, a quienes se les solicita una fianza de 75 millones de pesetas, a pagar mancomunada y solidariamente.

Según la misma agencia, el magistrado-juez Alfredo Vázquez ha decretado la prisión incondicional, comunicada, de Rafael Gómez Alvarez, Ramiro Alejandro Rodriguez-Borlado, Jesús Javier Blanco y Pedro Bel Fernández. La de estos dos últimos se efectuará en el momento en que sean encontrados para lo que se han dado las oportunas requisitorias. Asimismo se decreta la libertad provisional de Iñigo Aragonés y José de las Heras si abonan una fianza de 100.000 y 400.000 pesetas respectivamente.Los hechos que, siempre según la misma agencia se les imputan a los procesados, fueron realizados en Madrid, entre el 8 de enero de 1978 al 26 de julio de 1981. La acusación indica que Rafael Gómez, Rodríguez-Borlado, Iñigo Aragonés, Pedro Bel y Jesús Javier Blanco participaron, solos o en grupos, en el lanzamiento de artefactos explosivos contra la librería Forum, en la calle Ramón de la Cruz; la librería Express, sita en Alberto Aguilera 14, donde los daños fueron valorados en 233.237 pesetas y sufrieron lesiones algunos transeuntes no identificados, y contra la sede de la CNT, en la calle Libertad, en donde no se produjeron daños al ser desactivado a tiempo el artefacto.

Un chalé en construcción, situado en Torrelodones (Madrid) y propiedad de los cantantes Víctor Manuel y Ana Belén; la cafetería Colmenar, situada en la calle Eugenio Hartzenbusch -en donde los daños superaron los 2.250.000 pesetas-, y la sede de la Asociación pro Derechos Humanos, sita en la calle Lista 77, fueron objeto de actos similares.

Bomba en Malasaña

El 14 de julio de 1979, según la citada agencia, Pedro Bel y Rafael Gómez colocaron un nuevo artefacto explosivo en la confluencia de las calles Malasaña y San Andrés, de Madrid. La explosión causó la muerte a Satomé Alonso Varela y lesiones a siete personas. Asimismo se produjeron daños por más de ocho millones de pesetas.El 21 de enero de 1980, Rodríguez-Borlado entregó en mano, según la acusación, un paquete que al ser abierto por el secretario del club, Luis Esteban Barahona, a quien acompañaba la funcionaria Maria Dolores Martínez Ayuso, explosionó. Al secretario hubo que amputarle la mano izquierda y se le anquilosó la derecha en tanto que la mujer perdió la visión en ambos Ojos.

El 7 de enero de 1981 Rafael Gómez, Pedro Bel y Jesús Javier Blanco dispararon, según el auto al que ha tenido acceso Efe, contra Carlos Javier Idigoras al que consideraron una persona adicta a las drogas, causándole la muerte. El 5 de julio del mismo año Rafael Gómez y Pedro Bel dispararon sobre el mendigo Luis Arribas, que dormía en un banco de la calle Alburquerque y que murió instantáneamente.

Las dos últimas acciones que figuran en el auto de procesamiento fueron cometidas el 18 de julio del pasado año cuando Pedro Bel, Rodríguez-B orlado y Gómez colocaron un artefacto en la plaza de Olavide de Madrid e hirieron a varias personas y el 26 de julio del mismo año, fecha en la que Rafael Gómez, Rodríguez-Borlado y Bel discutieron por un problema de circulación. En aquella ocasión Gómez disparó contra la cabeza de su interlocutor causándole lesiones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 28 de octubre de 1982.

Lo más visto en...

Top 50